La reunión secreta de Florentino Pérez en Madrid con un crack de la Liga | EFE

Florentino Pérez pone el ojo en el nuevo Mbappé

stop

El presidente del Real Madrid se frota las manos para reforzar la delantera

09 de octubre de 2017 (20:21 CET)

Obsesión. Es lo que tiene el presidente del Real Madrid para localizar y firmar los jóvenes talentos que eclipsan el panorama del fútbol mundial.

Florentino Pérez sabe que si fichas al crack acertado y construyes un equipo a su medida, puedes vivir más tranquilo los años venideros. Es lo que ha pasado con Cristiano Ronaldo.

Y el mismo ejemplo lo puede poner el FC Barcelona con Leo Messi. Jugadores que están por encima del resto y garantizan una estabilidad ganadora.

Neymar era la apuesta del Barça para el futuro, pero el jugador no aguantó más vivir a la sombra de Messi. El Madrid, en cambio, había pensado en Kylian Mbappé.

Sin embargo, las dificultades para garantizarle minutos en estos momentos y la impaciencia del joven delantero francés dinamitaron la operación. El galo fichó por el PSG.

Parece que se acabe el mundo, pero no. Barça y Madrid siguen la estela de muchos otros jóvenes talentos, algunos de los cuales ya han madurado.

Los grandes tienen dos opciones. Fichar futbolistas que ya se han consolidado y, por lo tanto, cuestan muchos millones de euros. Como fue el caso de Dembelé y lo sería el de Antoine Griezmann o Paulo Dybala.

Y, por otra parte, tienen la posibilidad de anticiparse a sus rivales directos y fichar jóvenes promesas que apuntan a estrellas. El Madrid lo está intentando y ha cerrado varios jugadores en esa línea: Marco Asensio y Dani Ceballos son los mejores ejemplos.

Oberlin, el nuevo elegido

Pero el club blanco también mira al extranjero. Y, tras el bajón de perder a Mbappé –confiaban que siguiese un año más en Mónaco para atacarlo el próximo verano–, Florentino ha posado sus ojos en otro diamante en bruto que ya da qué hablar.

Se trata de Dimitri Oberlin, delantero suizo-camerunés del Red Bull Salzburg que juega cedido en el Basilea.

A sus 20 años, el ariete ha marcado cuatro goles en 10 partidos y cuajó una sensacional actuación contra el Benfica en la Champions- Anotó un doblete que ayudó a machacar a los portugueses (5-0).