Florentino Pérez mete a Benzema en un trueque de última hora

stop

Zidane se niega pero el presidente clama por reforzar de urgencia la delantera

06 de enero de 2018 (13:41 CET)

El Real Madrid tiene un problema con el gol. Esta temporada, el equipo que dirige Zinedine Zidane no está viendo puerta con tanta facilidad como acostumbraba.

Especialmente en Liga, los blancos se han atascado mucho buscando la portería rival. Y Florentino Pérez ha llegado a dos conclusiones.

La primera es que se equivocó. Florentino ha entonado el mea culpa de puertas para adentro al asegurar que debía haber fichado a otro delantero centro.

Sin embargo, el presidente también carga contra Zidane y su gran protegido, Karim Benzema. El técnico galo se empeñó en que su compatriota era intocable y cualquiera que llegase sería suplente.

Mbappé, tirado en la cuneta

Ello llevó a Florentino a abortar la operación para fichar a Kylian Mbappé. Y le hizo descartar posibles alternativas muy poco convincentes.

Con Isco y Asensio pidiendo a gritos más minutos, tampoco podían fichar a un delantero top si no se iba Benzema. Así que la mejor solución pasa por un trueque.

La obsesión de Zidane con el delantero francés está pasando factura al equipo. Aunque venga uno con menos técnica o que combine peor, es da por hecho que sus resultados serán más visibles.

Con Álvaro Morata pasó lo mismo el curso pasado. No tiene la clase de Karim, pero su rendimiento en proporción goles/minutos jugados fue muy superior.

Benzema por Icardi

Ahora el presidente ha posado sus ojos en Milan. El Inter cuenta con un futbolista que hace tiempo codicia el Madrid.

Se trata de Mauro Icardi, delantero argentino que podría fichar en invierno para que compita con Benzema por un puesto en el once. Pero el Inter no está dispuesto a vender.

Los italianos aceptarían la operación con una moneda de cambio. Y recibirían a Benzema con los brazos abiertos, porque su caché internacional supera la confianza que le tienen en el Bernabéu.

Florentino Pérez está a favor del cambio. Zidane en contra. Y la batalla, servida.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad