Florentino Pérez marca la fecha para la venta de Cristiano Ronaldo en el Real Madrid

stop

El crack portugués vislumbra el ocaso de su etapa triunfal en la casa blanca

Cristiano Ronaldo se fue hecho una furia de San Mamés | EFE

23 de marzo de 2017 (19:57 CET)

Tiene las horas contadas. Porque todo lo bueno se acaba. Y a Cristiano Ronaldo le ha llegado el momento. Su cuerpo dice basta. 

Cada día que pasa se evidencia más que el crack portugués no finalizará su contrato en el Real Madrid. Su compromiso contractual finaliza en 2021, cuando tendrá 36 años.

Florentino Pérez le concedió al luso todos sus deseos en la última renovación. Sin embargo, el pacto vitalicio tiene trampa.

Hace poco más de dos meses, el club madridista puso la guinda en el pastel. Culminó el plan renove con el mejor de los regalos para una parte de la hinchada merengue: la renovación de CR7.

Cambio de tornas

El declive de Cristiano mostrado en los últimos partidos ha dejado en evidencia la decisión del presidente blanco. La renovación multimillonaria del atacante de Madeira se ha convertido en una amenaza.

CR7 es intocable en el once titular, aunque más allá de ser una solución cada vez más es un problema. Zidane no sabe qué hacer. Si lo sienta se enfada, pero en el campo también está de uñas porque no le sale nada. 

Tan ególtara es el luso, que quiere que todo el equipo juegue para él, como ocurre con Messi en el Barça. Y no solo eso, sino que ha obligado a cambiar el sistema de juego del equipo para adaptarse a su bajón. 

Ronaldo no es quien fue. No tiene la determinación que se le pide en un estadio tan exigente como el Santiago Bernabéu. Tampoco es el futbolista que maravilló en su estreno (2009).

En el escaparate

Han pasado ocho largos años desde que llegó. Los éxitos también se han sucedido, especialmente en Europa con la conquista de dos Champions League. Pero que Gareth Bale tenga que jugar más retrasado, incomoda en el vestuario y en la cúpula. 

Esta dinámica no ha hecho más que reforzar la trampa que Florentino Pérez le tiene preparada. Las intenciones de la directiva madridista no pasan por el cumplimiento del contrato.

El presidente blanco quiere aprovechar la leyenda que ha forjado Cristiano para venderlo al mejor postor. Cierto es que su imagen y caché van a la baja, aunque la memoria le sigue haciendo justicia.

Los años dorados de Cris siguen siendo rentables

Sin duda alguna, el atacante blanco ha sido el jugador que mejor rendimiento ha dado a las arcas del club madrileño en los últimos años. En cuestiones de marketing es un 10. Más rentable que sobre el verde. 

Pese a los 96 millones que desembolsó el club blanco en verano de 2009, CR7 ha dado un rendimiento indiscutible sobre el terreno de juego así como fuera de él, gracias a que el Madrid comparte los derechos de imagen con el jugador.

China entra en la puja 

Un buen escaparate sería el fútbol chino, del que cada vez llegan ofertas más desorbitantes. Un mercado emergente que podría poner sobre la mesa del Madrid unas cifras de escándalo.

Quieren hacerse con viejas glorias, por lo que ya preguntan por el crack. Cristiano tendrá la última palabra, aunque por el momento no parece tener intención alguna de alzar el vuelo de Chamartín

Los planes del presidente son mucho más drásticos. Cree que deben deshacerse del luso entre este y el próximo verano. Dependerá de cómo se pongan de feas las cosas. Tiene la experiencia de Raúl y Casillas

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad