Florentino Pérez lleva un mosqueo terrible con un crack del Real Madrid

stop

El crack calienta la prueba de fuego con sus últimos actos

Florentino Pérez anunciará un notición la próxima semana | EFE

15 de enero de 2017 (09:57 CET)

¡Le para los pies! Concentración máxima. Y nada más. El Real Madrid tiene este domingo una prueba de fuego en su calendario. El cuadro de Zinedine Zidane tiene la oportunidad de cerrar la jornada 18 reforzando el liderato.

Los merengues jugaran un duelo de altura. El Sevilla, terceros clasificados por detrás del Barça que ha hecho los deberes ante Las Palmas, quiere recuperar la segunda posición. Dormir a un punto del Madrid es el objetivo claro de los andaluces.

Sin embargo, el duelo va más allá. Los de Sampaoli jugaran el tercer encuentro con los madridistas en menos de dos semanas. Y es que los sevillistas tienen en sus manos la posibilidad de vengarse de la Copa del Rey. El 3-3 en el Sánchez Pizjuán hizo mucho daño.

En este caso, los blancos esperan un partido complicado. Tal como desveló el propio Zizou: "Una fecha clave". Para los madridistas, la cita está marcada en rojo en la agenda. Si vencen este partido, tendrán medio título liguero en el bolsillo.

La reacción sigue escociendo

Conscientes de ello, parece que en el seno del club madrileño no cayó nada bien la actuación de un jugador en especial en el partido del pasado jueves.

Sergio Ramos marcó de penalti. Se echó el conjunto a las espaldas y anotó un tanto determinante.

Sin embargo, este gol no llegó sin más. Con polémica. El jugador andaluz celebró provocativamente el penalti transformado ante la afición sevillista.

Tras escuchar numerosos insultos durante todo el encuentro, Sergio se acercó a la grada y señaló su dorsal. Vacilada en toda regla.

Este acto no gustó nada a un sector de los hinchas andaluces. El debate estaba servido. Y es que durante los siguientes días las reacciones situaron a Ramos en el punto de mira.

Poco se habló del buen partido del Sevilla y de la dedicación de los suplentes blancos que defendieron la clasificación ante el segundo clasificado de la Liga.  El foco mediático se centró en Sergio.

Ramos, en el punto de mira

Estas actuaciones no juegan a favor del Madrid. De hecho, Florentino Pérez cree que Ramos calentó el partido de Liga innecesariamente. Este domingo el foco de atención estará volcado en el capitán andaluz. Una tensión que juega en contra de los merengues.

Con parte de la afición madridista al acecho, el Sevilla recibirá a los líderes con presión. La hostilidad estará servida. Y es que más allá de frenar los fantasmas, las provocaciones han tomado fuerza.

Ni Zidane ni Florentino están satisfechos, ya que el objetivo era clasificarse y allanar el terreno de cara al partido liguero. Sin embargo, no se ha cumplido y el ambiente está al rojo vivo. La batalla se prevé dura. La rivalidad se espera dentro y fuera del verde. La prioridad es ganar sí o sí.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad