Florentino Pérez | EFE

Florentino Pérez llama a un agente FIFA (y cierra un galáctico sorpresa para el Real Madrid)

stop

El presidente del conjunto blanco se mueve en la sombra

23 de noviembre de 2018 (18:55 CET)

​Florentino Pérez mueve ficha. Consciente de la dificultad que le está comportando traer a grandes nombres al Real Madrid en los últimos años, el presidente ya está preparando el terreno para el próximo verano.

Un verano en el que, como indican desde dentro, va a haber muchos cambios. En todas las líneas. La pasividad de los veranos pasados donde los fichajes que llegaban eran o bien por tener un precio muy bajo o bien por ser oportunidades de mercado se ha acabado.

En unos meses Florentino volverá a tirar de chequera para, entre otras cosas, cambiar la columna vertebral de una alineación que se está viniendo abajo. Y una de las posiciones que más preocupan en el Santiago Bernabéu es la del central.

Florentino llama a un agente FIFA

Y es que es una posición que no tiene cuatro grandes nombres precisamente. Dos son los titulares fijos: Sergio Ramos y Raphael Varane. El capitán tiene ya 33 años y ya va siendo hora de que vaya llegando un sustituto de primer nivel. Y de Varane, qué decir de Varane.

Sergio Ramos | EFE

El galo parece que se dejó en el Mundial de Rusia todo su físico y su buen futbol. Su temporada con el Madrid está siendo desastrosa y muchos lo culpan a él de las debilidades de la zaga blanca.

Pero el problema no se acaba ahí. Y es que los dos teóricos suplentes no es que sean la octava maravilla. Nacho cumple, pero poco más. No es un joven con proyección al que haya que cuidar. Tiene ya 28 años y no va a ser mejor de lo que es ahora. Sí que lo es, joven y con proyección, Jesús Vallejo, pero ni Zidane ni Lopetegui en su día ni ahora Solari confían en él.

Es por eso que Florentino quiere traer por fin a un jugador que hace años que está en la agenda del Real, y para ello ha recurrido a un agente FIFA: Giovanni Branchini.

El enlace para traer a fichara David Alaba

El agente italiano es de los que mejores contactos tiene en el Bayern de Múnich, el club donde juega David Alaba. Y es que el el suizo el galáctico que está intentando cerrar cuanto antes el presidente del club blanco.

David Alaba| EFE

Y Branchini es la llave. Es el agente que grajo a Toni Kroos al Bernabéu y el único, dicen desde dentro, capaz de convencer al Bayern para que dejen escapar a Alaba. De ahí que Florentino vea en él al intermediario perfecto para las negociaciones con los alemanes.

Ya se ha puesto en contacto con él y, al menos según apuntan diversas fuentes, parece que está cerrado que será el italiano el que intentará, una vez más, ayudar al Real en su propósito.

David Alaba, la navaja suiza

Un Alaba que le iría como anillo al dedo al club español. Entre otras cosas porque una de sus mayores virtudes es su polivalencia. En el Bayern ha jugado de central, de lateral izquierdo (su posición ‘más’ natural), pivote e incluso interior.

En el Madrid lo quiere para que actué como central y como lateral izquierdo, pero principalmente como la pareja de baile de Sergio Ramos. El suizo tiene ya 26 años, llegaría curtido en mil batallas y con ganas de ganar títulos importantes.

Hace tiempo que ha expresado su deseo de probar suerte en otras ligas y, al margen de la Premier League, donde tiene también algún que otro pretendiente, es la Liga la competición que más le atrae.

No será una negociación fácil ni barata

El problema para Pérez y la directiva del Real es que en Múnich no van a poner nada fácil su salida. Y más teniendo en cuenta que la figura de James Rodríguez sigue siendo motivo de tensión entre los dos clubs.

El colombiano está cedido en el Bayern pero Niko Kovac ya le ha hecho saber a la directiva alemana que no quiere saber nada de él. Y hay dudas. Dudas de si quedarse a James hasta final de temporada y pagar los más de 40 millones que acordaron en el contrato de cesión con el Madrid o ‘devolverlo’ ahora en Navidad, algo que Florentino no quiere ni en pintura.

James Rodríguez | EFE

Con ello, la posibilidad de negociar de forma tranquilada y sosegada con el conjunto germano por David se complica. No tanto por el precio, que Pérez sabe que por unos 50 millones puede sacarlo, sino por el trato y las pocas ganas que tienen en el Allianz Arena de sentarse en una mesa.

De ahí que haya recurrido a Branchini. Veremos si el italiano, un talismán para Pérez y lo suyos, vuelve a jugar a su favor.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad