Keylor Navas pone contra las cuerdas a Florentino Pérez | EFE

Florentino Pérez liquida a Keylor Navas con una llamada

stop

La salida del portero cada vez está más definida

19 de septiembre de 2017 (16:46 CET)

Florentino Pérez trató de cerrar un gran fichaje para su portería durante todo el verano, pero la defensa a ultranza que hizo Zinedine Zidane de Keylor Navas le invitó a desistir de su idea para no desestabilizar el buen ambiente del vestuario.

Tras el cierre del mercado de fichajes la comprobación de que los guardametas ojeados están a un nivel altísimo y aprovechando el error de bulto de Keylor frente a la Real Sociedad, Florentino ha vuelto a reavivar el plan para sacar al costarricense del Real Madrid.

Con la opción de De Gea muy difícil tras el enésimo fracaso en las negociaciones durante este verano, el presidente blanco fija su vista en los que serán los próximos grandes porteros de la década. Y hay uno que le gusta especialmente.

La irrupción del león

Kepa Arrizabalaga irrumpió con mucha fuerza en el Athletic Club. Tal era su proyección que los leones decidieron ceder a Iago Herrerín para que Kepa disputara la posición a Gorka Iraizoz.

El empuje del canterano fue tal que le arrebató la titularidad a Iraizoz y se ha asentado en la portería zanjando cualquier tipo de discusión. Iraizoz ha dejado paso marchándose al Girona y Herrerín ha vuelto para ser suplente.

Por su madurez y seguridad a una edad tan temprana, Kepa recuerda a Iker Casillas. El vasco posee unos reflejos felinos pero también cumple con el prototipo de guardameta moderno que apasiona a Florentino Pérez.

Sus 1,89 metros de altura y su buen juego con los pies hacen de Kepa un portero muy completo. Su contrato acaba en 2018 y todavía está en conversaciones con el Athetic Club.

Un fichaje complejo

Por ese motivo, el presidente blanco ha querido insistir en convencer al joven guardameta de la selección española sub-21 y mostrarle su interés en que ocupe los tres palos del Real Madrid. Ha llamado a sus representantes para conocer su situación de primera mano.

Si el jugador decide apostar por su futuro en el Santiago Bernabéu, Florentino negociará con la entidad de San Mamés la mejor forma de cerrar su contratación. Difícilmente le dejarán libre, y no es un club con quien quiera enemistarse.

Si el vasco decide renovar su contrato, su clausula de rescisión puede subir hasta los 50 millones de euros. Un precio que el magnate blanco considera factible por el guardameta del futuro. Keylor Navas tiene las horas contadas en Madrid.