Florentino Pérez impone una condición para cerrar la renovación de Cristiano Ronaldo

stop

El bajo rendimiento del portugués amenaza su mejora contractual

Cristiano Ronaldo, cabizbajo en Dortmund | EFE

25 de octubre de 2016 (20:00 CET)

 

Quieren dar el carpetazo. El Real Madrid lleva un arranque de temporada de lo más ajetreado en los despachos de Florentino Pérez. El presidente merengue no quiere dejar nada en el aire, por lo que ya llama a los intocables de Zinedine Zidane para que pasen por su oficina a firmar las ansiadas renovaciones de los contratos. Hasta el momento, son muchos los grandes cracks que ya han sellado su compromiso en el equipo merengue, aunque sin embargo, el más esperado aún no lo ha hecho.

 

La mejora del contrato de Cristiano Ronaldo se está haciendo de rogar. Hace varias semanas que el agente del portugués, Jorge Mendes, mantiene las negociaciones abiertas con los representantes madridistas, pero por el momento el acuerdo no ha llegado. En este caso, el pacto está bastante encaminado, aunque los últimos acontecimientos pueden hacer varias la letra pequeña del documento. En este arranque de temporada, el luso no ha sido el jugador deslumbrante y decisivo de los últimos años, por lo que la plana alta del Madrid presiona a Florentino para que no se hipoteque con el atacante de Madeira.

 

Cambio de tornas

 

Como ya adelantó el pasado lunes Diario Gol, algunos directivos próximos al máximo dirigente intentan frenar el acuerdo y piden al presidente blanco que endurezca las condiciones en la renovación del luso. Que se blinde ante la caída de un futbolista cada vez menos decisivo en el campo. Por ello, Florentino, presionado por directivos y altos ejecutivos de la entidad merengue, intenta cambiar ahora algunas condiciones del nuevo contrato. No quiere prorrogar su compromiso durante casi cinco temporadas por las dudas suscitadas sobre sus problemas físicos. 

Por su parte, las demandas de Cristiano son claras; pidió tres años más de contrato, hasta junio de 2021, y una ficha superior a los 20 millones de euros netos por temporada. Los derechos de imagen, como siempre, estarían repartidos entre el futbolista y el club.

Sin embargo, ambas partes necesitan limar esas diferencias, ya que el mandamás blanco espera que Cristiano acepte la condición de ser vendido a China o a Qatar antes de finalizar el contrato. A día de hoy, el presidente madrileño asume que el rendimiento del jugador ha caído en los últimos meses, aunque espera ingresar unos 70 millones de euros en dos o tres años por CR7. Sería el punto final de un buen negocio para ambos. Por ello, el mandamás madridista trabaja en la línea de poder darle salida a Cristiano en 2019 y el destino que acumula más papeletas es el fútbol chino. Las negociaciones siguen sobre la mesa. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad