Florentino Pérez humilla a un jugador del Real Madrid (y Zidane dice basta) 

stop

La paciencia del presidente se agotó en el partido ante el Nápoles

Zidane pide a Florentino que deje respirar a uno los indiscutibles del equipo | EFE

16 de febrero de 2017 (11:12 CET)

La gota que colma el vaso. Su actuación ante el Nápoles dejó en evidencia lo que en el Real Madrid se viene afirmando desde hace mucho tiempo. De puertas para afuera le muestran una confianza absoluta. De puertas para dentro la cosa cambia.

Este miércoles volvió a dejar claro que poco queda del jugador que fue la pasada temporada. El año pasado fue determinante para que el conjunto de Zindedine Zidane salvara los muebles después del paso de Rafa Benítez por el Santiago Bernabéu. También para la consecución de la undécima.

Lo han cambiado

Este año la situación no tiene nada que ver. Si todavía tiene minutos es porque el técnico no tiene a nadie de garantías para cubrir su posición.

Sabido es que el entrenador querría contar con alguien más contrastado. Que diera más seguridad al equipo. No obstante, mantiene firme su defensa sobre el futbolista.

Florentino no perdona

Todo lo contrario que Florentino Pérez. El gol encajado ante el Nápoles por Keylor Navas le terminó de convencer de que el Madrid tiene que fichar un portero sí o sí para la próxima temporada.

No se puede tolerar un error como el que cometió el costarricense. Gracias a los goles de Benzema, Casemiro y Kroos no hubo que lamentarlo, pero en otras circunstancias puede dejarte fuera de la Liga de Campeones. Caer a estas alturas de la competición sería un fracaso total.

Ya no esconde las negociaciones que mantiene con David de Gea y con Thibaut Cuortois. Le es indiferente humillar a su guardameta dejando claro que no seguirá y que las preferencias para la puerta son otras.

Zizou pide calma

Zidane quiso rebajar tensiones y le pidió a Florentino que no señalara en exceso el error cometido por Keylor en el gol de Insigne. Le necesita a tope para lo que resta de temporada y las informaciones que rodean a su portero son demasiado perjudiciales. No quiere que se hunda antes de tiempo.

El dirigente le hizo caso. No le señaló. EL equipo ganó y el error quedó en una anécdota. Pero insistió en que Navas no es un portero para el Real Madrid. Seguirá trabajando en silencio en el mercado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad