Florentino Pérez hace las delicias de Cristóbal Montoro

stop

Las grandes cantidades que maneja el club merengue se traducen en impuestos

Jorge Mendes, agente de jugadores, y Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda de España

17 de abril de 2016 (17:51 CET)

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, saca pecho con los números del club. Y no sólo porque los resultados del último ejercicio fueron netamente superiores a los del anterior (los ingresos de explotación crecieron un 5,1%), sino por las grandes cantidades que maneja el club merengue y que deben hacer las delicias del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Por ejemplo, en la última temporada el club pagó más de 150 millones de euros en concepto de tasas fiscales, lo que representa un 26% de la cifra de ingresos. De ese dinero, 115 millones fueron pagados en concepto de IRPF e IRMR (retenciones del trabajo personal e imagen). A la Seguridad Social, el club merengue abonó casi 7 millones de euros y de impuesto de sociedades más de 24 millones. Por impuestos locales tributó otros 4 millones. Pero al margen de esos números, Florentino también cotizó más de 62 millones de euros en concepto de IVA como consecuencia de la actividad económica del club. En resumen, todo un chollo para las arcas públicas.

Durante ese ejercicio (que terminó en junio del 2015), el Real Madrid vendió jugadores por valor de 114 millones de euros y compró por valor de 189 millones. Además, destinó 231 millones al estadio Bernabéu y 184 millones a la construcción de su Ciudad Deportiva.

Desmesurados gastos de personal

A través de su Fundación, el club mantiene una frenética actividad. Desde junio del año pasado, firmó 21 convenios (el último, el 26 de octubre del 2010) para desarrollar programas en escuelas deportivas. Todos estos programas fueron firmados con Ayuntamientos o con gobiernos autonómicos. La Fundación tiene previsto gastar en esta temporada más de 9 millones de euros en sus planes sociales, de los que más de 5,6 millones se espera que sean de la venta y prestaciones de servicios., 3,5 millones de aportaciones privadas y 113.916 euros de subvenciones públicas.

La partida más onerosa de la Fundación, sin embargo, es l de gastos de personal, que ascienden a más de 3,2 millones de euros. Los aprovisionamientos alcanzan los 3 millones y diversos gastos de explotación llegan a más de 1,8 millones de euros. En gastos por ayudas y varios, la Fundación merengue declara que se le van 1,1 millones de euros.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad