Florentino Pérez | EFE

Florentino Pérez elige a un brasileño para el tridente del Real Madrid (y no es Neymar)

stop

El presidente mueve ficha por un tapado para Zidane

26 de julio de 2019 (11:55 CET)

El futuro de Gareth Bale es una auténtica incógnita en el Real Madrid. El  jugador lleva meses sonando como una de las salidas de este verano. Una situación que se acentuó con el regreso al banquillo de Zinedine Zidane. Pero el culebrón tiene pinta de que terminará con el delantero quedándose en Chamartín.

Que el técnico no quiere al galés en el equipo no es ningún secreto. La animadversión del míster hacia el británico quedó clara en los partidos que dirigió Zidane en el tramo final de la pasada temporada. Sobre todo en el encuentro contra el Real Betis.

Zidane ignora a Bale

Fue el último choque de la temporada y Bale ya estaba en la rampa de salida. Es decir, había muchos números de que fuera el último partido del atacante. Pero Zidane no le dio minutos para que pudiera despedirse de la afición. Lo dejó en el banquillo durante todo el partido.

Cabe decir que al jugador pareció no importarle. Se pasó la contienda bromeando con el resto de jugadores suplentes.

Gareth Bale quiere lío

Y por si entonces no había quedado claro, el míster fue más que contundente el pasado fin de semana en el primer partido de pretemporada entre el Madrid y el Bayern de Múnich.

Declaración de intenciones de Zidane

Primero Zizou lo dejó en la grada. Ni siquiera lo metió en la convocatoria. Y en la rueda de prensa posterior al partido sentenció al crack públicamente ante los medios.

“Si se va hoy mejor que mañana. No es nada personal. No tengo nada en contra de Bale, pero tomo decisiones. No sé si en 24 o en 48 horas la situación va a cambiar y es bueno para todos. El club está negociando con quién tiene que ir a jugar”, soltó el míster, dejando claro que si se había quedado fuera de la convocatoria es porque está descartado en sus planes.

Lío con Bale

Desde la planta noble del Santiago Bernabéu intentaron suavizar las cosas con otra versión de los hechos. Según el club, fue el jugador el que no quiso jugar porque estaba negociando su posible salida, y que por esta razón Zidane se vio obligado apartarlo del equipo.

Así, contando que era el jugador el que se había negado a jugar, se mantiene la autoridad de Zidane de puertas para afuera. Además, se frena el divorcio total entre el de Cardiff y el míster y se prepara el camino para la reintegración del jugador en el equipo por si finalmente no termina saliendo. 

El Real Madrid apaga el incendio

Y es que sin esta explicación, el que Bale volviera a jugar después de haber sido descartado, dejaría claro que ZZ no tiene la última palabra ni plenos poderes en la plantilla. Y es que el que Bale se vistiera de corto en el siguiente choque contra el Arsenal fue una orden directa de la cúpula. En caso de venderlo, no quieren hacerlo bajo precio, y le exigieron a Zidane que le diera minutos, ya fuera para ponerlo en el escaparate o para que vaya cogiendo minutos para una temporada que apunta que volverá a pasar en Chamartín.

Zidane insiste por Mané

Pero Zidane sigue sin quererlo en el equipo y no deja de insistir a Florentino Pérez por un crack para la banda derecha. Más aun después de la lesión de Marco Asensio. El balear era el único en el que el técnico hubiera confiado como relevo de Bale. Y Sadio Mané es el jugador que pone sobre la mesa del ‘presi’.

Sadio Mané | EFE

Pero Florentino considera su fichaje demasiado caro. El Liverpool reclama 140 millones de euros. El mandatario había valorado meter a Asensio en la operación. Jürgen Klopp tenía al balear en su agenda. Pero la lesión ha truncado todos los planes. Y no hay ningún otro crack merengue que interese al técnico alemán.

Florentino Pérez va a por un tapado

Sin embargo, desde los despachos del Madrid han movido ficha por un jugador que podría cubrir perfectamente el puesto. Este es David Neres, del Ajax de Ámsterdam. El brasileño de 22 años ha sido una de las revelaciones de la Eredivise, con 12 goles y 15 asistencias en 50 partidos, y su valor de mercado ronda los 45 millones de euros. Además, su juventud augura muchos años de fútbol por delante.

Zidane, por su parte, no acepta. El míster quiere un jugador contrastado y con experiencia sobrada en partidos grandes. No un futbolista del perfil de Vinícius o Rodrygo Goes. Y es que el técnico ya se ha mostrado reticente a alinear a los dos cariocas. No les ve suficientemente preparados para tomar responsabilidades en el primer equipo.

Empieza el tira y afloja entre Florentino y el Ajax

Pero Florentino está decidido a hacerse con sus servicios. Al margen de lo que opine Zidane. Y es que el presidente ya piensa en el futuro tridente formado por Vinícius, Rodrygo y Neres.

Pero ojo, porque en el Ajax saben al crack que tienen entre manos. Tanto es así que tras los rumores sobre el interés del Madrid, los neerlandeses ya preparan una contraoferta para retener al brasileño, con una importante subida de sueldo y también de su cláusula de venta.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad