El Real Madrid-Levante deja en evidencia los errores de este verano del conjunto blanco | EFE

Florentino Pérez desmonta a Zidane en el Real Madrid-Levante (y corta cabezas)

stop

El presidente da un golpe en la mesa

09 de septiembre de 2017 (15:06 CET)

Preocupación. La pobre imagen ofrecida por el Real Madrid ante el Levante -1-1- ha hecho saltar las alarmas en la T4 del Santiago Bernabéu.

El gol de Ivi en el 12 solo fue el inicio. Lucas Vázquez igualó el marcador a nueve minutos del descanso, y todo apuntaba a que el Real se acabaría llevando los tres puntos, pero nada más lejos de la realidad. Los locales empujaron hasta el final, pero el esfuerzo fue insuficiente ante un Levante muy bien armado que supo aguantar hasta el final. 

Problema creciente

Algunos pensaron que el tropiezo ante el Valencia antes del parón por selecciones fue una simple anécdota, pero hoy se ha confirmado que no fue casualidad. Y es que hace días que una buena parte de los responsables avisó de un problema creciente y, con todo, hoy ha terminado de confirmarse ante los blaugrana.

En el seno madridista se sabía que los titulares llegaban cansados y que el míster tendría que recurrir a la unidad B, con la diferencia de que la de este año nada tiene que ver con la del pasado.

Advertencia

Desde la cúpula algunos avisaron de que las cosas no se habían hecho bien en el mercado estival, y que la nueva unidad B del galo iba a estar formada por un Theo Hernández del que esperaban mucho más; de un Marcos Llorente que aún está muy verde; y de un Nacho Fernández que no termina de dar el paso adelante que le convierta en un crack del nivel del primer equipo.

Kiko Casilla tampoco es el Keylor Navas que Florentino Pérez quería como suplente de David de Gea. Pero Zizou insistió en que se quedara Keylor, lo que cerró las puertas al portero del Manchester United.

Y es que el nivel ha bajado mucho desde que la unidad B eran Isco Alarcón, Marco Asensio, ahora la unidad A; el comodín James Rodríguez, ahora en el Bayern de Múnich; o Álvaro Morata, que siempre se llevaba algún gol en su cuenta, ahora en el Chelsea.

Ellos debían ser el plan B. Todavía tenían mucho recorrido. Pero Zidane no quiso y de momento el resultado son cinco puntos sumados de los primeros nueve.