Florentino Pérez  | EFE

Florentino Pérez desata una guerra civil: “No lo fiches” (y quiere pagar la cláusula)

stop

El presidente prepara un movimiento que puede montar un lío bestial

30 de abril de 2018 (09:29 CET)

Secreto a voces. Se conoce en el Real Madrid que David de Gea es uno de los objetivos prioritarios de Florentino Pérez para la próxima temporada.

El presidente no quiere que su llegada se demore más allá del próximo verano. No dejará que en el próximo mercado futbolístico se le vuelva a escapar, como ocurrió en el 2015 con el famoso episodio del ‘maldito’ fax.

David de Gea entra en un cambio de cromos | EFE

Apuntan desde Chamartín que el futbolista y el dirigente ya habrían llegado a un acuerdo y que incluso estaría buscando casa en la capital con Edurne, su pareja.

Lo que aleja a De Gea del Real Madrid

No obstante, tal y como viene adelantando Diario Gol, el portero del Manchester United no firmará por el Real mientras Keylor Navas siga estando en el equipo blanco. De Gea no quiere competencia. Además, existe la posibilidad de que los red devils se nieguen a dejarlo salir.

Por eso el mandatario estudia otras opciones y ya tiene atado el plan B a De Gea. Sin embargo, de producirse, el traspaso podría generar una guerra civil en Madrid.

Jan Oblak, plan B

Oblak fue una pesadilla para Ronaldo durante el partido de Liga / EFE

Jan Oblak es el otro gran pretendido de Florentino. El esloveno es el único que supera en rendimiento a Marc-André ter Stegen, después de haber encajado tan solo 18 goles en 34 partidos disputados en Liga, mientras que su cláusula es de 100 millones de euros. Una cifra muy tentadora vista la inflación que se ha producido en el mercado futbolístico en los últimos meses.

Un precio que, además, no variará después del Mundial de Rusia, algo que si puede ocurrir con el precio de De Gea si el español cuaja una buena actuación en la cita internacional.

Pero como avisamos, en los pasillos de la T4 del Santiago Bernabéu avisan a Florentino: “no lo fiches”. Contratarlo rompería el pacto de no agresión que tienen los dos clubes de la capital y podría generar un mal ambiente entre ambas entidades muy difícil de solventar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad