Florentino Pérez corta cabezas en caliente en el Real Madrid ("O los echas tú o los echo yo")

stop

La derrota ante el Barça deja varios muertos en el Santiago Bernabéu

Las cinco bombas de Florentino Pérez a punto de estallar en el Barça| EFE

24 de abril de 2017 (10:01 CET)

No es el camino. El Real Madrid sigue dependiendo de sí mismo para levantar el título de Liga y está a tres partidos de la Duodécima, pero el clásico ante el FC Barcelona volvió a dejar claras las carencias del conjunto blanco.

Los de Zinedine Zidane ya se llevaron un susto enorme cuando el Celta los apeó de la Copa del Rey. Ahora, la derrota ante los de Luis Enrique ha puesto en peligro un campeonato que los madridistas ya daban por ganado.

Palo en el peor momento

El golpe ha sido muy duro. Florentino Pérez marcó el triplete en mayúsculas en la hoja de ruta de Zidane. No llegará. El equipo lucha por un doblete descafeinado que podría quedar en nada.

El Real ha pasado de tener una Liga prácticamente ganada a ponerla en riesgo en el último minuto en el Santiago Bernabéu y ante el eterno rival. En la Champions, con el Atlético afilando la navaja tras la derrota en dos finales que escuecen como nada en el Calderón, la cosa no pinta mejor. 

Florentino Pérez no daba crédito en el palco. El presidente no perdió detalle de lo que ocurrió sobre el césped y terminó señalando a algunos de los jugadores de la plantilla por la derrota: "O los echas tú o los echo yo". El dirigente cree que hay jugadores que el año que viene no pueden continuar.

Señalados

Keylor Navas, salvador ante el Barça, encabeza la operación salida en mayúsculas. El guardameta completó un muy buen partido, pero no se puede obviar que encajó tres goles. En alguno de ellos consideran en el club que podría haber hecho algo más. El encuentro ante el Barcelona fue el último para un Keylor que dejará el puesto a David de Gea en la portería blanca.

Otro de los retratados fue Luka Modric. Los mejores días del croata ya se terminaron y Zinedine Zidane tampoco termina de encontrar la posición perfecta para sacar las mejores cualidades del centrocampista. La etapa de Luka parece entrar en la cuenta atrás: la edad del jugador invita al Real a aceptar una oferta millonaria. Si un grande paga, a Florentino Pérez no le temblará el pulso.

En la misma situación está Karim Benzema. Ante los culés no se le vio. El galo no chutó ni una vez a puerta y demostró que ya no es quién fue. El presidente quiere poner fin a los privilegios del entrenador con el ariete, que no hacen más que ser un lastre para el equipo.

Cristiano Ronaldo tampoco estuvo. El portugués fue todo voluntad. Pero las buenas intenciones casi nunca son suficientes en un choque del calibre del clásico. Después de las actuaciones ante el Bayern de Múnich se esperaba ver de nuevo la mejor versión del luso, pero volvió al nivel bajo que lleva demostrando toda la temporada. Con el campeonato en juego, el portugués fue incapaz de cargarse el equipo a la espalda. Y Messi le sacó los colores como nunca. 

Nacho Fernández también terminó el partido en el punto de mira. A falta de efectivos en defensa, Zizou tuve que poner al canterano en el centro de la defensa, que había completado grandes actuaciones en las últimas semanas. Sin embargo, ante los catalanes se hizo pequeño. Nacho dejó claro que no estaba preparado para un partido de estas dimensiones, en el que además el Madrid se jugaba la Liga.

No fueron los únicos. A Florentino no le gustó nada la expulsión de Sergio Ramos. El empresario no le perdona que dejara al equipo con un jugador menos por una entrada innecesaria.

El de Camas cometió un error de colegial una entrada exagerada delante del árbitro y en una acción impropia de un capitán. Menos le gustó a Florentino el gesto posterior que puede dejar al Real tocado en defensa. El andaluz alude a que se refería a Gerard Piqué, pero veremos cómo se lo toma el estamento arbitral al que el Barça invita a actuar tras la sanción a Neymar. Ojo a las consecuencias que le puede traer el clásico al Real Madrid.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad