Florentino Pérez cierra un pacto secreto con De Gea

stop

La última llamada del presidente al portero del Manchester United

El pacto cerrado entre David de Gea y el Real Madrid | EFE

31 de mayo de 2017 (10:15 CET)

El culebrón continúa. El fichaje de David de Gea por el Real Madrid tiene un nuevo capítulo. Según las últimas informaciones que maneja Diario Gol, el guardameta español había abierto una línea de conversaciones con el Manchester United con tal de renovar su contrato con los red devils, a la vista de que no llegaban noticias de Concha Espina.

Espera interminable

El guardameta lleva esperando la llamada de Florentino Pérez desde que se frustró su fichaje en el 2015. Keylor Navas debía poner rumbo al club británico a cambio de la llegada del ex del Atlético de Madrid, pero los documentos no llegaron a tiempo y la operación se fue al traste.

Louis Van Gaal obligó al guardameta a renovar si quería mantener su titularidad en el equipo, que no tuvo otro remedio que atarse a Old Trafford.

Dos años después el asunto ha vuelto a calentarse. Florentino le quiere en el Real sí o sí y los deseos del jugador no pasan por otro lado que no sea vestir la camiseta blanca. Así lo han demostrado en más de una ocasión.

Pero desde Concha espina no han dado señales de vida, y ante la posibilidad de no firmar por el Madrid, el guardameta ha querido asegurarse el futuro con el equipo inglés. De ahí las conversaciones iniciadas con los responsables.

El aviso de Florentino

Sin embargo, en las últimas horas, el cancerbero ha recibido una llamada tranquilizadora. Florentino Pérez no tiene ninguna duda de que el internacional español es el portero que quiere para el Madrid que viene, pero no quiere desviar la atención de lo que el club tiene ahora mismo entre manos: la final de Cardiff.

El presidente blanco ha trasladado al futurible que no se ponga nervioso y que atacarán su fichaje en cuanto el club ponga punto y final a la temporada.

Los blancos tienen la oportunidad de hacer historia ganando la segunda Champions consecutiva y sumar un doblete que no se ve en el Santiago Bernabéu desde 1958, y el dirigente no quiere desviar la atención de una cita tan importante.