Sergio Ramos y Florentino Pérez | EFE

Florentino Pérez cierra con Sergio Ramos al nuevo Lopetegui del Real Madrid

stop

Presidente y capitán pactan el futuro del banquillo en el club blanco

26 de octubre de 2018 (11:55 CET)

Sergio Ramos sabe perfectamente que el clásico del próximo domingo puede ser el partido que sentencie definitivamente a Julen Lopetegui. El técnico vasco se lo juega todo ante un Barça que, sin Leo Messi, intentará hundir a su eterno rival un poco más en esta grave crisis que atraviesan en la casa blanca.

Es más, no son pocos los que afirman desde dentro del club que si el Madrid no gana, Lopetegui será fulminantemente despedido. La paciencia de Florentino con el entrenador español se agotó hace unos cuantos partidos, pero en la junta lo frenaron. Hace semanas que lo tiene en el punto de mira, y el domingo es muy probable que ruede la cabeza del míster del Madrid.

Julen Lopetegui | EFE

El pacto de Sergio Ramos con Florentino

De ahí que el capitán y el máximo responsable del club ya han trazado la línea de lo que debe ser el Real si Lopetegui se marcha. Pese a las discrepancias de cara a medio largo plazo, sí que lo dos han convenido en que la mejor solución ahora y hasta que acabe la temporada sería ascender a Santiago Solari al primer equipo.

El argentino está ahora al mando del Castilla, y en el club consideran que es una buena opción hasta que llegue un técnico top en verano. Ramos y el resto de pesos pesados no quieren ahora echar más leña al fuego con la llegada de un entrenador dispuesto a cortar cabezas.

La opción de Solari va ganando fuerza a medida que avanzan los días. Es un entrenador de la casa, que no abrirá nuevas guerras en el vestuario (suficiente tiene ahora como para más) y que no supondrá una revolución, que es lo que más temen los capos.

En verano, un entrenador de primer nivel

Ese es el único punto en el que el vestuario y la directiva están de acuerdo. Por el contrario, es a la hora de hablar del técnico que deba llegar de cara a las próximas temporadas donde empiezan las discrepancias.

Y es que el nombre que ha puesto encima de la mesa Florentino es una de las peores pesadillas para Ramos: Jose Mourinho. El técnico del Manchester United está cumpliendo su tercera temporada en Old Trafford y, teniendo en cuenta como van los diablos rojos y las estadísticas del portugués en cuanto a años en un mismo club, todo hace pensar que será la última.

Pérez lo quiere por un motivo muy simple: Mourinho llegaría con el visto bueno de palco y con la sangre fría para cargarse a quien quiera. Y no serían precisamente pocos. Los Benzema, Ramos, Marcelo, Keylor, Modric, etc. tendrían las horas contadas en el Bernabéu desde el momento en el que Jose pusiera un pie en la capital española.

Florentino Pérez y Mourinho | EFE

Y eso, cómo no, no gusta en la plantilla. En la zona noble lo saben, entre otras cosas porque el propio Sergio se lo ha hecho saber al presidente.

Antonio Conte, un mal menor

También le ha hecho saber que, a diferencia de lo que ocurre con Mourinho, al que en Valdebebas no quieren ver ni en pintura, el nombre de Antonio Conte tampoco es que despierta muchas simpatías.

Saben que el italiano, aunque en menor medida, también llegaría con la idea de cargarse a medio equipo. De ahí sus miedos. Los pesos pesados han vivido muy bien bajo el abrigo de Zidane y de Lopetegui, dos entrenadores que no destacan precisamente por su mano dura, y lo último que necesitan es a un técnico con autoridad y mano de hierro.

Muchos se juegan su continuidad en el Bernabéu en base al entrenador que llegue el próximo verano. La directiva quiere a un míster al que no le tiemble el pulso, tanto a nivel de descartes y fichajes como a nivel de rutinas diarias. Por el contrario, el vestuario, con Ramos a la cabeza, apuestan por un técnico ‘amigo’, dócil y con el que puedan seguir disfrutando de sus actuales privilegios.

 Antonio Conte | EFE

La opción de Sergio Ramos

De ahí que muchos estén intentando convencer a la cúpula de la que la opción de Michael Laudrup es más que correcta. El danés, un referente para el madridismo, no es precisamente un general, todo lo contrario.

Su buen trato con el balón cuando era futbolista es el mismo que tiene con sus jugadores cuando ha estado entrenando. Muchos en las redes apuntan a que esta opción es la que más gusta en Valdebebas porque Laudrup sería “el nuevo muñeco de Sergio Ramos”, es decir, un técnico sin voz ni voto y que su llegada no supondría la revolución y la carnicería que sí que supondría las de Conte o, en especial, la de Mourinho.

Pero para que esa decisión se tome aún queda mucho. Toda la temporada de hecho. Primera falta ver que pasa con Lopetegui tras el clásico. Si el Madrid hace el ridículo, será despedido, Solari tomará el mando de forma transitoria y será entonces cuando en la directiva se trabaje de cara al míster que llegará en verano. Y el lío, vistas las diferencias entre el vestuario y la directiva, será de los gordos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad