Florentino Pérez ya lo tiene todo preparado para el próximo galáctico| EFE

Florentino Pérez avisa a Zidane con un “lo quiero fuera del Real Madrid”

stop

El presidente del Real Madrid ya no aguanta más

01 de noviembre de 2017 (15:07 CET)

Lo quiere fuera. Y cuanto antes mejor. A Florentino Pérez se le ha acabado la paciencia con uno de sus cracks y ya le ha comunicado a Zinedine Zidane que tiene la intención de venderlo.

Se trata de Karim Benzemá. Florentino considera que la etapa del francés en el Madrid se ha acabado. El mal inicio de temporada de Karim ha precipitado los acontecimientos.

Y es que el galo no está bien. Se le ve desorientado dentro del campo y, lo que es imperdonable en un delantero, su puntería está desviada.

Ya son muchos los que ven el Benzema uno de las causas del mal arranque del conjunto blanco. Al margen de otros jugadores que tampoco están rindiendo como se espera –Cristiano Ronaldo o Gareth Bale- el rendimiento del delantero es un de los más criticados.

Sin argumentos

El problema viene de lejos. Florentino ya quería este verano deshacerse de él pero fue Zinedine Zidane quien frenó la salida. Es más, el propio Zidane ha sido siempre el mejor defensor de su compatriota.

Su relación es tan buena que hasta el mismo Benzema se refiere a su entrenador como “mi hermano mayor”. Por su parte, cada vez que Zizou es preguntado por los medios sobre el nivel de Karim, el técnico no duda en responder que “es el mejor”.

Pero con el paso de las jornadas y el continuo mal hacer del delantero, Zinedine se ha quedado sin argumentos ante su presidente, que ya le ha dicho sin dudarlo que “lo quiero fuera del Real Madrid”.

Moneda de cambio

Precisamente el nombre de Benzema es uno de los que tiene Pérez apuntado en su lista para entrar en alguna de las operaciones que vendrán en el futuro.

La que cada día gana más fuerza es la de Harry Kane, el delantero del Tottenham Hotspur. Fichaje en el que el presidente blanco estaría interesado en introducir al delantero francés como moneda de cambio.

En cualquier caso una cosa está clara: los días del delantero francés como madridista están contados.