El ultimátum de Florentino Pérez a un crack del Real Madrid | EFE

Florentino Pérez activa un fichaje galáctico con un “cuánto hay que poner” (y no es Mbappé)

stop

El plan choque del presidente del Real Madrid

31 de julio de 2017 (20:34 CET)

Florentino Pérez siempre quiere más. Nunca tiene bastante.

El presidente del Real Madrid ha decidido pasar a la acción en el mercado de fichajes de verano. Por varios motivos. El primero, que se lo puede permitir.

Los ingresos sonados que ha tenido el dirigente por la venta de Álvaro Morata al Chelsea dejan al club blanco en una situación boyante. Preparado para gastar.

Si bien es cierto que por el momento se han producido más bajas que llegadas en el Santiago Bernabéu, el presidente lo tiene claro: “Llegará un crack”.

El elegido es Kylian Mbappé. Sobre todo, después de saber que el Barça se plantea fichar al delantero del Mónaco si Neymar finalmente deja el club catalán.

Sin embargo, y tras mantener algunas conversaciones telefónicas con Zidane, todo parece indicar que el presidente podría reforzar más posiciones que la delantera. Concretamente, la defensa.

El técnico francés ha paliado las bajas de Pepe y Coentrao con las llegadas de Jesús Vallejo y Theo Hernández. El segundo es un cañón, pero el primero no convence del todo. Es muy joven.

Zidane opina que tras la marcha de Pepe, el único central con galones es Sergio Ramos. Varane está llamado a ser su compañero en la zaga y Nacho a disputarle el puesto, pero no lo ve claro.

Los deseados para la defensa

Entre la plantilla y el cuerpo técnico se ha corrido el rumor de que la defensa podría hacer aguas. Es por ello que Florentino ha puesto el 'plan central' en marcha.

Los contactos con el Bayern de Múnich y el PSG ya están abiertos. Son dos clubes amigos con otros intereses en común. Flo va a por todas: “¿Cuánto hay que poner?”.

En la plantilla que entrena Ancelotti, hay un futbolista que enamoró a Zidane hace tiempo: David Alaba. Su polivalencia encanta al técnico galo, pero es difícil que lo dejen marchar.

El otro defensa que le gusta al presidente blanco estuvo largo tiempo en la agenda del Barça. Se trata del brasileño Marquinhos, que cada vez tiene más peso en los esquemas de Unai Emery.