Messi se la juega al presidente del Real Madrid| EFE

“Fichaje cerrado”. Messi calienta el Real Madrid-PSG (y Coutinho lo confirma)

stop

El crack argentino suelta una bomba antes del 'partido del año' para los de Zinedine Zidane

14 de febrero de 2018 (16:47 CET)

El Real Madrid se juega buena parte de la temporada ante el PSG. Por si con ello no tuviesen suficiente presión lo blancos, Leo Messi ha decidido aportar su granito de arena y lanzar una bomba a pocas horas del crucial partido.

Una bomba, confirmada por Philippe Coutinho, que pone en evidencia los distintos momentos de forma por los que están pasando el Barça y la entidad blanca. Mientras en el Bernabéu el ambiente está más que revuelto, en el Camp Nou la temporada va como la seda.

En la final de Copa del Rey, con la Liga medio ganada y con un rival en capa caída en Europa, los de Ernesto Valverde están muy bien situados para llevarse el triplete. O al menos el doblete.

Coutinho, en el punto de mira| EFE

Messi confirma un fichaje del Barça

Pero la actividad en las oficinas azulgranas no para y ya están preparando diversas operaciones de cara al próximo año. Y una de ellas ya está cerrada. Se trata del fichaje de Arthur. El crack brasileño está jugando actualmente en el Gremio, donde es la principal estrella.

Ya el pasado mercado de invierno se habló de una posible llegada, pero en el Barça han preferido esperar. Lo hará, si todo va bien, en enero de 2019. El club culé ya tiene el ok del equipo brasileño, que cuenta con el 60% de sus derechos.

Si Coutinho acaba obteniendo la nacionalidad portuguesa (que está en trámite), en la plantilla de Valverde se liberará un espacio de extracomunitario (que a día de hoy ocupan el propio Coutinho, Yerri Mina y Paulinho). Si todo va según lo previsto y el centrocampista acaba el trámite a tiempo, Arhtur llegará al Camp Nou las próximas navidades.

El Barça va a por un delantero en la agenda de Florentino

Pero no es el centro del campo la única línea que quieren reforzar Josep Bartomeu y los suyos. También el ataque. De hecho hay un nombre apuntado en rojo en la agenda de la secretaria técnica azulgrana: Antoine Griezmann.

El del Atlético de Madrid, que también está siendo tanteado por Florentino Pérez y su Real Madrid, es uno de los jugadores que más ‘novias’ tiene a día de hoy. ¿El motivo? Su calidad y su precio.

Una vez acabe la temporada, tal y como pactaron hace un año el francés y el Atlético, su cláusula bajará de los 200 a los 100 millones. Una auténtica ganga viendo como está a día de hoy el mercado.

El Barça hace tiempo que va tras él y, tal y como declaró Guillermo Amor hace unas semanas, los contactos ya han empezado. Su llegada supondría, entre otras cosas, dotar de un arma más en ataque a Valverde.

El fichaje de Ousmane Dembélé no está saliendo como se esperaba y ya son muchos los que hablan que incluso este verano podría salir. Es más, desde dentro apuntan a la posibilidad de un cambio de cromos entre los dos clubes. Ousmane se marcharía al Wanda Metropolitano y Griezmann aterrizaría en el Camp Nou.

Griezmann prepara su salida del Atlético  | EFE

Un central para Ernesto Valverde

Respecto a la defensa, la llegada de Yerri Mina ha supuesto un punto de calma para el técnico azulgrana, pero no es suficiente. Tal y como se pudo ver en su debut ante el Getafe, al colombiano aún le falta mucho para estar al nivel de Gerard Piqué y Samuel Umtiti.

La intención del conjunto catalán es deshacerse de Thomas Vermaelen una vez acabe la temporada e ir a por un central de garantías y de rendimiento inmediato. Se acabaron los inventos. El nombre que más suena es el de David Alaba.

El central del Bayern de Múnich gusta hace mucho tiempo en el Barça y van a ir a por él. La idea es que, con la llegada del austríaco con nacionalidad alemana, poco a poco Piqué vaya desapareciendo del once. El catalán ya tiene una edad y no tiene, a día de hoy, un relevo que le sustituya con garantías.

Revolución contra calma

Tres fichajes, el de Arthur más que cerrado, que darán un empuje a una plantilla culé que, con la llegada de Coutinho, ya ha dado un gran salto de calidad. Una plantilla que afronta lo que queda de temporada y el verano con la tranquilidad de saber que se están haciendo bien las cosas.

Nada que ver con el Real Madrid, que en tres semanas puede ver como su año ya ha acabado, y lo ha hecho en blanco. Un desastre que provocaría una autentica revolución en el vestuario del actual campeón de Europa.

Dos situaciones y estados de ánimo que Messi, con el ok de Coutinho, se ha encargado de poner encima de la mesa.