Expediente Real Madrid: una discoteca, tres escapadas, dos rebeldes y un escándalo que tapa Zidane

stop

Los malos resultados detapan los trapos sucios del vestuario

El vestuario de Zidane es un polvorín | EFE

21 de enero de 2017 (12:39 CET)

Las aguas están revueltas. Cuando los resultados salen adelante no pasa nada. Los deslices de los jugadores no tienen importancia. Mientras respondan en el campo da igual lo que hagan en su tiempo libre. No se da eco a los trapos sucios.

¡Pero ojo! Cuando las cosas van mal todo sale a la luz. Los problemas afloran. Los miembros del Madrid se señalan unos a otros, exculpándose de sus errores. Pero ya es tarde. Está todo apuntado. Se sabe quiénes son los culpables.

La discoteca

Los responsables están molestos con varios jugadores y no de forma gratuita. Jugadores como Karim Benzema, James Rodríguez y Cristiano Ronaldo fueron pillados en el reservado de una de las discotecas de la capital.

Se sabía que eran propensos a salir, que les gustaba disfrutar de la noche. Después de un periodo en el que rebajaron el número de salidas se les ha vuelto a ver con asiduidad en alguno de los locales más famosos de Madrid.

Las escapadas

No todo es fiesta nocturna. Sergio Ramos ha aumentado sus viajes a Sevilla para ocuparse de sus negocios. Da la sensación en el club que el andaluz está más pendiente de lo suyo que del club que le permite mantener sus empresas.

Viajar es también algo normal para CR7. El jet privado del portugués vuelve a estar muy activo después de los partidos. A estos informes se suman los que denuncian algunas salidas de James.

Los rebeldes

Otros no viajan tanto. Tampoco salen mucho. Pero cada día son un nuevo problema en el vestuario.

Álvaro Morata está más que harto. Reclama los minutos que se le prometieron para dejar la Juventus de Turín. El lamentable estado de forma de Benzema y los privilegios del entrenador son el motivo de la denuncia del delantero internacional español.

Isco es el otro gran problema interno. Pero lo suyo va con la directiva. El andaluz tiene contrato hasta el 2018 y ya se lo dejó claro al presidente. O le dan lo que pide para renovar o se va gratis en verano del año que viene.

El escándalo

Fabio Coentrao no se entera de nada de lo que pasa en el vestuario. No porque no lo entienda o porque prefiera no meterse en terrenos pantanosos, sino porque directamente no está.

El portugués empezó la temporada tarde (se incorporó el 11 de septiembre) y mal (provocó un penalti en su primera aparición en un partido oficial). No cuenta para Zidane pero tampoco tiene ningún interés. Se pasa los entrenamientos en el gimnasio y sus compañeros casi no le ven el pelo.

De 76 sesiones preparatorias el lateral se ha perdido 20. No entra en la dinámica del grupo y tampoco lo intenta. Inaceptable para un jugador del Real Madrid.

Pero el técnico calla. La función del luso es otra. Es el protegido de Cristiano Ronaldo. El actual Balón de Oro puso como condición en la última renovación que su compatriota se quedara en el club.