Isco Alarcón | EFE

Escándalo Isco: lo que pasó en la vuelta a Madrid (o “Esto huele muy, muy mal”)

stop

El Madrid tiene un problema grave que solucionar a corto plazo

16 de septiembre de 2018 (21:00 CET)

Caras largas. El regreso de la expedición del Real Madrid a la capital fue un funeral. Silencios y rostros serios predominaban en el grupo que se desplazó a Bilbao y empató a un gol con el Athetic Club.

Los blancos tuvieron buenos tramos del partido, pero la mayor parte de los minutos se vio a un Madrid que se parecía demasiado al de la temporada pasada. Aquel equipo que solo firmó buenos partidos en la Champions League y que se dejaba ir en LaLiga, en el que los cracks no se dejaban la piel en la competición nacional, reservando sus fuerzas solo para la Liga de Campeones. En otras palabras, al equipo que tiró la Liga.

Athletic Rea Madrid

Decepción enorme entre los de Lopetegui

La decepción se vio reflejada en los miembros del grupo, conscientes de que los tres puntos no se deberían de haber escapado. No contra un Athletic que anda muy lejos de su mejor versión.

Una opinión que mientras tanto compartían los aficionados madridistas como responsables del club. Y es que la preocupación después del pinchazo blanco es máxima.

El Madrid tiene un problema

“Esto huele muy, muy mal”, opinaban en las redes sociales, donde muchos señalaron sobre todo el problema del gol que le falta al equipo blanco.

Hasta ahora Gareth Bale y Karim Benzema habían dado la cara. Entre ambos habían marcado 7 de los 10 goles que el Madrid sumaba en LaLiga.

Pero el síntoma que sufrió el Madrid en la final de la Supercopa de Europa contra el Atlético de Madrid se repitió en San Mamés. Esto es que en los partidos importantes los cracks de arriba desaparecen.

Entonces, contra los colchoneros, Bale y Benzema conectaron para marcar uno de los goles, pero no se les volvió a ver en todo el partido, prórroga incluida. Y lo mismo ocurrió en Bilbao.

Y es que si Isco es el que tiene que marcar los goles, apuntan desde el entorno madridista, el problema es bestial y va para largo. Al Madrid le queda mucho trabajo por delante.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad