Sergio Ramos Valladolid

Escándalo Florentino Pérez (o huele que apesta): no lo tapa ni Vinícius, ni Sergio Ramos (y estalla en el Real Madrid-Valladolid)

stop

Los blancos rompen la racha de cinco partidos en Liga sin ganar

03 de noviembre de 2018 (18:08 CET)

El Real Madrid ganó al Valladolid (2-0) en el estreno de Santiago Solari como técnico del equipo blanco en Liga. Un resultado con el que el Madrid rompió una racha de cinco partidos sin ganar en la competición local.

El técnico optó por un once formado por Álvaro Odriozola, Nacho, Sergio Ramos y Reguilón en defensa; con Casemiro, Kroos y Luka Modric en el centro; y por Bale, Benzema y Marco Asensio en el ataque.

Una fórmula que no le salió mal en los primeros minutos. Benzema ponía el primer aviso al poco de empezar con u disparo ligeramente desviado, mientras los locales mantenían el control del partido.

Sergio Ramos madrid valladolid

Pero a medida que avanzaba el primer tiempo los papeles fueron cambiando y fue el Valladolid el que cerró el primer tiempo con hasta tres ocasiones de peligro. Pero el marcador no se movió antes del descanso.

En el segundo tiempo siguió el mismo guion. El Madrid controlaba el balón, pero no se acercaba con peligro, mientras el Valladolid mandaba dos balones al travesaño.

Solari tiró entonces de banquillo. Dio entrada a Isco, Lucas Vázquez y Vinícius Jr, sentando a Casemiro, Bale y Asensio.

El Madrid rompe el empate a 10 minutos del final

En parte, la fórmula dio resultado. Un disparo de Vinícius lo desvió Kiko Olivas y se metió el balón en propia. Dos minutos después Ramos ponía el 2-0 en el marcador transformando una pena máxima. Pero los tantos no taparon el partido triste que jugó el Madrid.

Y es que los blancos ganaron, pero la noticia no fue ni mucho menos el resultado. La noticia es el problema gordo que tiene Florentino Pérez con este equipo.

Florentino Pérez tiene un problema

Pero la noticia no fue el resultado. La noticia es el problema gordo que tiene Florentino Pérez con este equipo.

Estaba previsto que Antonio Conte fuera el relevo de Julen, pero las palabras de Sergio Ramos, cuando dijo aquello de que “el respeto no se impone”, echó para atrás al italiano, lo que dejó a Florentino con el agua al cuello. Lo único que le quedó fue nombrar a Solari como míster temporal.

Y lo peor. Florentino sabe que la negativa de Antonio Conte es lo mismo que le espera de cualquiera de los otros técnicos que pretende.

Florentino quiere a Maurico Pochettino, o a José Mourinho, o a Joachim Löw, o a Jügen Klopp. Pero sabe que ni de ellos ni ningún otro técnico de primer nivel dirá que sí a este Madrid. Un técnico de renombre no cogerá este Madrid a media temporada.

Ni están dispuestos a coger un proyecto mal planificado desde el inicio, ni tampoco un equipo donde los pesos pesados se hayan acomodado. Lo único que le espera al ‘presi’ son negativas. Y Santiago Solari. No hay otro.

No le queda otra que esperar a junio para tener alguna posibilidad de meter en el banquillo a un técnico con cara y ojos.

Problema de gol

Y el mismo problema tiene con el galáctico que quiere para el equipo. Ni Harry Kane, ni Eden Hazard, ni Neymar, ni Kylian Mbappé, ni Mauro Icardi, ni Edinson Cavani, ni ningún súper crack aceptará venir a este Madrid en decadencia. Un Madrid en el que cada uno hace la guerra por su cuenta y en el que parece que muchos estén más por intentar pasar el bochorno lo más livianamente posible que por intentar recuperar el barco a la deriva.

Harry Kane y Eden Hazard | EFE

Isco Alarcón, señalado

Como Isco Alarcón. Que Solari optara por meter desde el inicio a Marco Asensio no fue casualidad.

La orden, por un lado, venía desde arriba. Por otro, el técnico no está para tonterías. Fue un toque de atención en toda regla. O más bien un castigo. Y el asunto no es de hoy.

El motivo de la suplencia de Isco se ha madurado a lo largo de esta semana. Todo empezó este miércoles, con el partido de ida de los dieciseisavos de la Copa del Rey que los merengues disputaron en Melilla.

El Madrid llegaba a ese partido en uno de los momentos más difíciles de los últimos tiempos, con el técnico recién destituido y después de recibir una humillación del barçaFC Barcelona en el Camp Nou. A lo que además se sumó la negativa de Conte.

Así las cosas y con la situación más que convulsa, Pérez mantuvo una reunión con el capitán. El ‘presi’ le pidió a Sergio que viajaran a Melilla todos los pesos pesados. Un gesto que vendría a demostrar que la plantilla está comprometida. O lo que es lo mismo, apaciguaría los ánimos.

Ramos aceptó. Al fin y al cabo, ya se había salido con la suya en cuanto al técnico. Y la mayoría de los pesos pesados le acompañaron. Menos dos.

Bale, caso perdido

Uno fue Gareth Bale, al que ya dan como un caso perdido. Esta vez el galés tenía dolor de barriga. Lo del británico no sorprendió.

Gareth Bale Valladolid

Sí en cambio la ausencia de Isco Alarcón. Pero en su caso, el andaluz se quedó en la capital celebrando el Halloween. Así se pudo ver en la foto que su pareja, Sara Sálamo, colgó en su cuenta de Instagram. En ella aparecían el jugador, su pareja y el hijo de amos. Y eso sentó peor que mal a Florentino Pérez y Santiago Solari, así como a muchos pesos pesados del vestuario. De ahí su suplencia en el partido de este sábado.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Estamos de muerte 💙🔪🎃

Una publicación compartida de Sara Sálamo (@sarasalamo) el

Un episodio que pone al de Arroyo de la Miel más en el punto de mira si cabe. Y es que el jugador es señalado por muchos por su falta de compañerismo, así como algunos le consideran un traidor.

Así lo definió Juan Luis Galiacho en un artículo publicado en El Confidencial, que decía que "Isco colecciona informes negativos como persona".

Es un futbolista de gran calidad técnica pero de informes negativos como persona. Informes que hablan sobre su comportamiento y lealtad como compañero, que le ha ocasionado serios disgustos en el vestuario blanco ", explicaba el periodista. "Isco es un jugador de gran calidad técnica pero con grandes dobleces como persona dentro del vestuario, donde se le considera por algunos como un traidor", concluía Galiacho.

Y ojo, porque si sigue por este camino podría terminar perfectamente en el mercado a final de temporada. Sus amenazas con ir al Barça cuando tenía que renovar todavía duelen en la cúpula merengue, y tampoco es que deportivamente estén muy contentos.

Después de cinco temporadas en Chamartín todavía se espera que dé ese paso adelante y se convierta en uno de los líderes del vestuario.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad