Zidane busca (y encuentra) al topo del Madrid (y al chivato de Florentino) | EFE

“¡Es una vergüenza!”. Florentino Pérez tapa a un crack del Real Madrid (y Zidane no aguanta más)

stop

Técnico y presidente ultiman la salida de un jugador clave

30 de septiembre de 2017 (18:23 CET)

La gestión del Real Madrid es una tarea titánica. Una prueba de equilibrismo mortal, y Florentino Pérez es todo un trapecista. El presidente blanco ha lidiado con cientos de crisis desde que asumiera la presidencia merengue, pero hay una que no puede ocultar por más tiempo.

Gareth Bale fue la apuesta más decidida del magnate blanco en su segunda etapa al frente de la entidad de Chamartín. El galés era el jugador más puntero en la Premier League y Florentino se lanzó a su fichaje.

Su velocidad endiablada y su fuerte impacto mediático le convertían en un jugador de referencia que encandiló al madridismo nada más aterrizas en el Santiago Bernabéu. La atracción instantánea que se produjo de inicio, no obstante, se ha ido diluyendo con el paso de las temporadas.

Gareth Bale vuelve a ser duda ante el Espanyol por una sobrecarga. Acudirá con Gales para tratar de cerrar su clasificación al Mundial pero seguramente no jugará el partido ante los de Quique Sánchez Flores dada la costumbre de Zidane de no forzar a sus futbolistas.

Un jugador de media temporada

Con su enésima baja, Bale redondea las estadísticas que señalan el porqué del enfado madridista con su jugador. Sólo ha podido disputar el 57% de los partidos desde que llegó en verano de 2013.

“Es una vergüenza”. Así de contundente ha sido la expresión unánime reflejada por los aficionados del Madrid al conocer la noticia de una nueva lesión del once blanco. La afición está muy descontenta con el rendimiento de un jugador que cuenta con privilegios, y Zidane ya no puede protegerlo más.

El técnico francés quiso sacar al de Cardiff en verano para hacer hueco a Kylian Mbappé, pero Florentino no quiso venderlo. El motivo, tapado por la entidad blanca, fue muy claro. Nadie estaba dispuesto a pagar 100 millones de euros por un jugador que ha probado ser de cristal.

Una vez acabe la temporada, Zidane insistirá en su idea, quiere al extremo fuera del equipo y espera que Florentino consiga cuajar una buena operación por él. Si Gales acude al Mundial su rendimiento puede ayudar a la venta. Bale no puede olvidar sus lesiones.