El 'top secret' de Isco que la lía en el Real Madrid

stop

El centrocampista mete en un problema a Zidane

Isco Alarcón pone en jaque a Zidane y al Real Madrid | EFE

05 de julio de 2017 (14:01 CET)

Sin noticias de Isco Alarcón. El jugador está pendiente de renovar su contrato con el Real Madrid, pero su continuidad apunta a un nuevo lío en el Real Madrid.

El ex del Málaga fue noticia durante gran parte de la pasada temporada. Isco finaliza su contrato en junio del 2018 y en enero empezaron a surgir diferentes informaciones procedentes de su entorno que ponían en un compromiso su situación en el conjunto de Zinedine Zidane.

Se deja querer

Manchester City y FC Barcelona se interesaron en sus servicios. Los británicos le propusieron una ficha de crack mundial, pero no llegaron a las cantidades que solicitaba el Real por su salida. A cambio, el City le pidió al jugador que esperara al próximo año para salir con la carta de libertad y esquivar así las negociaciones.

Por su parte, los blaugrana le ofrecieron directamente que se quedara un año en Chamartín para recalar el próximo verano en el Camp Nou.

El jugador no veía con malos ojos ninguna de las propuestas y, aunque no se pronunció públicamente, de dejó querer por ambas entidades. No solo por el montante, sino porque sabía que tendría más oportunidades si salía de Concha Espina.

Florentino Pérez reaccionó. Le prometió al jugador tener más protagonismo a partir de entonces y una renovación a la altura de sus pretensiones más allá del 2018.

Cobra protagonismo

La primera promesa, aunque gracias a la lesión de Gareth Bale, sí se cumplió. Jugando en la posición del galés, el de Benalmádena firmó sus mejores partidos con la camiseta blanca. De la segunda, no obstante, nunca más se supo.

Isco, por su parte, está tranquilo. Quiere seguir en el Real Madrid, pero no a cualquier precio. Y marca condiciones. En concreto, una, en el plano deportivo: la titularidad le preocupa. Y mucho.

La condición

El centrocampista quiere ser uno de los titulares habituales, pero teme que con la vuelta de Bale pierda la condición que se ganó en el tramo final de la pasada temporada. El media punta fue uno de los jugadores clave en la conquista del doblete, pero es consciente de que, sea cual sea el rendimiento, hay posiciones en las que los nombres están por delante.

Con todo, se avecina un lío bestial para Zinedine Zidane. Si Bale no se va, y Gareth no quiere irse -sólo aceptaría su marcha a la Premier-, Isco será suplente, porque el galés no pasará por el banquillo si no hay lesión/sanción. La llegada de Dani Ceballos echa más leña al fuego. Y Alarcón avisa: si el Real no le da la importancia que merece, habrá follón. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad