El SOS de Gareth Bale a un grande de la Premier

stop

El de Gales no aguanta más la situación en el Real Madrid

Florentino Pérez pone fecha de caducidad a Gareth Bale en el Real Madrid (y elige el fichaje para sustituirlo)

06 de mayo de 2017 (14:04 CET)

Promesas incumplidas. Gareth Bale llegó al Real Madrid en el 2013 con la aureola de galáctico destinado a ser el relevo generacional de Cristiano Ronaldo. Así se lo prometió Florentino Pérez.

Y es que cuando el presidente asumió el cargo en su segunda etapa, el luso ya estaba en el equipo. El portugués fue un fichaje de Ramón Calderón, y Florentino siempre tuvo la espina clavada de que el crack y líder del equipo no sea una operación suya.

Por este motivo fichó a Bale del Tottenham a cambio de 100 millones de euros. El dirigente quería que el extremo terminara relevando a CR7. Pero el rendimiento deportivo y económico del luso han fueron indiscutibles hasta la pasada temporada, lo que ha hecho que el cambio generacional haya sido imposible.

Cristiano sigue mandando

El peso del '7' blanco en el equipo y en el club sigue siendo demasiado fuerte y Bale no ha logrado hacerle sombra sobre el terreno de juego.

Sin ir más lejos, esta temporada no pudo empezar mejor para el británico. Mientras CR7 no lograba recuperarse de la lesión sufrida en la final de la Eurocopa, Bale se cargaba el equipo a las espaldas y dejaba claro que estaba preparado para ser el líder.

Sin embargo llegó el partido ante el Sporting de Portugal y con él volvió a recaer la desgracia de las lesiones sobre el delantero. En total, el galés estuvo tres meses en el dique seco antes de volver al once y volverse a lesionar ante el Bayern de Múnich

Récord de lesiones

Y es que el galés ha tenido momentos brillantes a lo largo de sus cuatro años en el Real Madrid, pero las lesiones han sido su gran asignatura pendiente. Ha sido el mayor impedimento para tomar las riendas del primer equipo.

Desde el club tampoco ayudan. Las lesiones son una constante y todo apunta a que parte de la 'culpa' es del cuerpo médico. En total, el crack acumula 220 días de baja en las cuatro temporadas que lleva defendiendo el escudo madridista, y Gareth opina que algo no se está haciendo bien.

Las lesiones son siempre musculares –es la sexta en el sóleo-, y Bale tiene la mosca tras la oreja. El futbolista necesita un tratamiento personalizado, algo que no le otorgan en Chamartín.

Con este panorama, el jugador se plantea abandonar el Santiago Bernabéu a corto/medio plazo. El futbolista quiere seguir en la capital, pero si las lesiones persisten y sigue sin poder recoger el trono del líder, saldrá en el 2018.

Novias no le faltan. Concretamente y como viene adelantando Diario Gol, en la Premier League José Mourinho lo quiere como guinda del pastel de su nuevo proyecto en el club británico.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad