El Real Madrid vulgariza la Champions

stop

El equipo de Benítez y Zidane gana la undécima tras eliminar a rivales de medio pelo y verse favorecido por el arbitraje en la final

Sergio Ramos levanta la undécima | EFE

29 de mayo de 2016 (00:10 CET)

Volvió a ocurrir. El Real Madrid se lleva la Champions, la undécima de su historia, en una temporada muy, muy mediocre del equipo de Rafa Benítez/Zinedine Zidane. En esta ocasión, al contrario que en anteriores citas similares, los blancos han vulgarizado la competición, enfrentándose a rivales muy inferiores, siendo incapaces de demostrar que lo eran, sufriendo, y viéndose favorecidos por el arbitraje en la final. El Atlético es el mejor equipo al que se ha enfrentado el conjunto merengue a lo largo del torneo.

La Champions se puso de cara para el Real Madrid en la fase de grupos. El equipo blanco, el que mejor coeficiente tiene según los baremos de la UEFA, se enfrentó al PSG (en el puesto 7 del ranking), al Shakhtar (21) y al Malmoe (104), pasando a octavos con autoridad (16/18 puntos) y contundencia (19 goles a favor y 3 en contra). El Atleti (4) hizo lo propio ante el Benfica (6), el Galatasaray (32) y el Astana (137), con 13/18 puntos, 11 goles a favor y 3 encajados.

¿La suerte del campeón?

Llegaron los octavos y comenzó el show. Las bolas volvieron a ser benévolas con los blancos. El Madrid eliminó a la Roma, calificada en el puesto 51, sin grandes méritos, mientras que el Atleti se las tuvo para deshacerse del PSV (33) en la tanda de penaltis. El sorteo de cuartos todavía fue más generoso con el grupo ya dirigido por Zizou. El rival, el Wolfsburgo (36), un media tabla de la Bundesliga ante el que tuvo que remontar un 2-0 en contra en una eliminatoria pésima de los madridistas. El Atleti dejó en la cuneta al Barça (3) en un doble partido muy trabajado.

En semifinales se repitió la historia. Real Madrid (1), Bayern (2), Atleti (4) y Manchester City (11) buscaban rival. Evidentemente, la suerte estuvo con los blancos, que se enfrentaron al equipo inglés, el más débil de los cuatro, y pasaron sin sufrimientos, ni vistosidades. Los rojiblancos se cargaron al segundo mejor equipo de la UEFA. En San Siro, los hombres de Zidane han sufrido mucho (y con ayuda arbitral) para derrotar a uno de los Atletis menos feroces de la temporada. El Madrid ha superado todo tipo de problemas y, sin jugar a gran cosa en todo el año, con problemas internos, con un técnico muy verde y con problemas físicos, se lleva la copa. Felicidades.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad