El Real Madrid se mueve en la sombra con el Barça

stop

El club azulgrana, preocupado por las influencias de Florentino Pérez en los máximos organismos del fútbol

Florentino Pérez suelta una bomba de Messi en el Real Madrid

27 de octubre de 2016 (13:31 CET)

El Real Madrid trabaja con gran discreción en los despachos. Florentino Pérez tiene buenos contactos en los máximos organismos del fútbol. Tiene línea directa con Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, y con Gianni Infantino, el presidente de la FIFA. También está bien conectado con algunos comités de la Real Federación Española de Fútbol y en los próximos meses respaldará a Jorge Pérez. El Barcelona, en cambio, ha perdido poder y sospechan que el máximo dirigente madridista está detrás de la última polémica desatada tras el partido con el Valencia.

El Barça ha decidido pasar al ataque. Con la Liga y con el Comité de Competición. Y Josep Maria Bartomeu espera aumentar la influencia del club en las altas esferas. El Madrid, con mucha discreción, controla mejor los mecanismos del poder y en las últimas semanas ya ha iniciado alguna campaña contra los arbitrajes que está teniendo el equipo de Luis Enrique.

Campaña mediática

Los medios de comunicación madrileños, sobre todo los diarios deportivos y las tertulias televisivas, cargaron sus tintas contra el arbitraje de Undiano Mallenco en Valencia. Pasaron por alto el juego duro del equipo local y criticaron el primer gol de Messi. Un gol que, curiosamente, el Comité Técnico de Árbitros ha dicho que era legal. Después acusaron a los jugadores del Barça de provocar a los hinchas del Valencia con la celebración del tercer gol en el último minuto. Obviamente, nada dijeron de los graves insultos al Barça y a Cataluña que se escucharon durante el partido.

El Madrid también recibe un mejor trato de las autoridades europeas. Aleksander Ceferin, el nuevo presidente de la UEFA, nunca ha ocultado sus simpatías por el club blanco. Tampoco Infantino, presidente de la FIFA. Florentino Pérez confía ahora que el TAS rebaje la sanción del máximo organismo del fútbol mundial por el fichaje de menores.

Guerra con la UEFA

El Barça, en cambio, sigue en guerra con la UEFA por el caso de las estelades. Partido tras partido, el club desafía la prohibición del organismo europeo. Más tensas son, ahora, las relaciones con Tebas, que acusó recientemente a los jugadores del Barça de hacer cuento en Valencia. Un escenario que se complicaría todavía más si Ángel María Villar no sale reelegido presidente de la RFEF.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad