¡El Real Madrid mete miedo al Barça!

stop

El equipo de Zidane vence a un gran Chelsea jugando a medio gas

Celebración Real Madrid

30 de julio de 2016 (23:17 CET)

Diferencias. No es lo mismo ganar al 'ilusionante' Celtic de Glasgow, que merendarse a  todo un Chelsea (3-0) jugando a medio gas . Con el equipo en pleno rodaje de pretemporada, los hombres de Zidane mandan un aviso alto y claro al Barcelona a la primera. Los blancos devoraron al conjunto de Londres en 45 minutos para enmarcar. El nuevo proyecto de Conte dobló la rodilla ante un Madrid serio, ordenado, trabajador y al que, ojito, le falta aún lo mejor.

La mano de 'Zizou' se nota. Con Cristiano Ronaldo, Benzema, Bale y compañía viendo –o no- el partido por televisión, el Real volvió a dejar huella. Las mejores sensaciones de la recta final del campeonato marcan la pauta de un equipo con sorpresas más que agradables. Desde Marco Asensio –cada vez más afianzado en el equipo- a la confirmación de Lucas Vázquez como un activo con galones para el ataque o la aparición de Mariano, un chaval del Castilla que se llevó el aplauso del estadio de Michigan con un golazo de bandera.

El Real asusta. O debería. Mantiene el fondo de armario que le dio un punto más respecto al Barcelona el pasado curso y espera a sus estrellas. Los que están y los que vendrán. Florentino Pérez peina el mercado para apuntalar las posiciones clave del Madrid con jugadores clave.

Con un mínimo de dos futbolistas de nivel por posición, sin los problemas de Luis Enrique en el lateral derecho, donde Aleix Vidal hace aguas, buscando al cuarto delantero a la desesperada y apuntalando el grupo en el mercado con fichajes descartados por el Real Madrid -Digne y Umtiti fueron ofrecidos y rechazados por el Real el curso pasado, antes de negociar su llegada al Camp Nou- al Barcelona le queda mucho trabajo por delante si quiere plantar cara al Campeón de Europa.

Hazard, que marcó los dos goles para los 'blues' cuando el Real jugaba con el filial, Alaba, Verratti, Sissoko… El Madrid negocia un mínimo de tres contrataciones de campanillas antes del cierre de mercado. Un golpe que puede terminar siendo definitivo para un Barcelona que rebusca entre los saldos del mercado un último fichaje para el ataque.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad