El Real Madrid da un paso al frente en la negociación por el fichaje bomba del verano

stop

El club blanco acerca posturas con el jugador más deseado por Zidane y Florentino

José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid, y Javier López Farré, asesor jurídico del club | EFE

10 de agosto de 2016 (18:46 CET)

Ya no es ningún secreto. Zinedine Zidane y Florentino Pérez tienen un objetivo común de cara al mercado de fichajes: David Álaba. Mientras el técnico francés lanzaba en la previa de la Supercopa de Europa alguna pulla teledirigida al mandamás blanco recordando que todavía está esperando movimientos, el presidente desvelaba el martes por la noche, tras la conquista del título en Noruega, que no hay prisa: "Hasta el 31 de agosto pueden pasar muchas cosas".

Florentino es un experto en apurar hasta el último día de mercado, aunque los últimos precedentes no le dejan en buena posición. Sin ir más lejos, el año pasado un fax defectuoso impidió el fichaje de David de Gea por la casa blanca. Fue una cuestión de minutos. Zidane tiene miedo de que vuelva a repetirse esa situación y pide al presidente que pise el acelerador en la contratación de Álaba.

Contactos con el Dj George Alaba

Y lo cierto es que el Madrid, a través del director general José Ángel Sánchez, no se ha olvidado del asunto. Más bien, todo lo contrario. En los últimos días, y tras coincidir en Estados Unidos con la plantilla y los dirigentes del Bayern Múnich, Sánchez ha acercado posturas con el representante y padre del jugador, George Alaba, que también es un conocido Dj de música nigeriana que hizo carrera en Austria, donde finalmente formó una familia de talentos.

En estos momentos, existe un acuerdo verbal entre Álaba y el Madrid para que vista la camiseta blanca durante las cinco –o seis, en función del precio final de la operación– próximas temporadas. El salario también está apalabrado. Sin embargo, el Bayern es muy reacio a la marcha de Álaba y es ahí donde el club blanco tiene que hacer todo el trabajo sucio.

80 millones de euros

La última oferta –no formal, sino verbal, realizada en conversaciones que tuvieron lugar en Estados Unidos– que el Madrid hizo por Álaba ascendía a 70 millones de euros. El Bayern, en cambio, habría tasado al jugador en 80 millones. Mucho dinero y muy poca diferencia entre las dos cifras. Sin embargo, los bávaros siguen sin ver clara la marcha del polivalente jugador y Ancelotti ha dejado claro que cuenta con él, a pesar de las insinuaciones de Zidane.

Paralelamente, el Madrid está trabajando en la contratación de otros dos refuerzos: Eden Hazard y Marco Verratti. El primero formaría parte de un cambio de cromos con James Rodríguez o Isco Alarcón, mientras que el segundo dependerá de como acabe la operación Álaba.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad