El Real Madrid amenazó a James Rodríguez con no volver a jugar si seguía en Colombia

stop

La decisión del colombiano ante la presión

James Rodríguez pone contra las cuerdas a Florentino con su última amenaza | EFE

09 de octubre de 2016 (14:54 CET)

No se la pueden jugar. El viaje de James Rodríguez a Sudamérica para reunirse con el resto de la expedición colombiana, ha sido uno de los temas dominantes en el Real Madrid durante esta semana. Al centrocampista le sonreía la fortuna, ya que estaba ganando protagonismo en el cuadro de Zinedine Zidane y a su vez, el equipo cafetero también seguía contando con su presencia como uno de los líderes.

Sin embargo, la suerte del futbolista se truncó el pasado domingo cuando se lesionó en el calentamiento del partido frente al Éibar. James debía salir titular, pero una lesión muscular de grado 1 le mantuvo en la recámara todo el partido. Por lo contrario, al finalizar el encuentro, la dolencia no le evitó viajar a Paraguay donde se encontraba el conjunto colombiano concentrado. Esta decisión de James encendió la llama en el seno del Madrid, ya que defensores y detractores del centrocampista se apresuraron a poner en duda el viaje.

La presión del Madrid

En principio, para este tipo de lesiones se suelen necesitar entre ocho y diez días de baja, por lo que el largo trayecto hasta el otro lado del charco parecía innecesario para varios miembros del club blanco, ya que no debería jugar. Y es que si aprovechaba su desplazamiento hasta la concentración para disputar algún encuentro, estaría forzando. Frente a esta situación, el Madrid se apresuró en mostrarle su preocupación. Pékerman quería contar con su estrella para los partidos de cara al Mundial, pero la realidad era que el estado de James no era para jugar. La presión de uno y otro bando cayó sobre el futbolista.

Por ello, finalmente el cafetero ha decidido regresar a España. El pasado sábado Rodríguez tomó un avión en Barranquilla y regresó a Valdebebas, donde realizará una recuperación personalizada y específica con el cuerpo médico merengue. El colombiano llega tras una dura semana en la que ha acumulado en sus espaldas 21.300 kilómetros. Y es que el jugador ha cedido ante la presión del Madrid: si jugaba y sufría cualquier pequeña lesión que incrementase sus molestias en el sóleo, tomarían medidas drásticas. El equipo de Zidane está atravesando por una crisis de resultados, por lo que no puede permitirse tener a jugadores a medias tintas.

 

Recuperación para volver mejor y más fuerte. Recovering to get better and stronger.

Una foto publicada por James Rodríguez (@jamesrodriguez10) el4 de Oct de 2016 a la(s) 8:41 PDT

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad