Florentino Pérez y Al Khelaïfi | EFE

El PSG negocia con Florentino Pérez un cambio de cromos galáctico para enero

stop

Al-Khelaïfi plantea al presidente del Real Madrid un intercambio brutal

24 de octubre de 2017 (17:12 CET)

Las buenas relaciones que mantienen Florentino Pérez y Nasser Al-Khelaïfi hacen que  las secretarias deportivas de sus respectivos clubes están siempre en contacto. Son dos de los equipos más poderosos de Europa y cuentan con una cantidad de cracks en sus plantillas que muchos desearían tener.

Este buen entendimiento que tiene ambos presidentes está relacionado precisamente con las últimas informaciones que apunta a un cambio de cromos entre el PSG y el Real Madrid. Los dos jugadores involucrados son Edinson Cavani y Karim Benzema.

El club parisino estaría interesado en hacerse con los servicios del delantero francés y como moneda de cambio ofrece a Cavani. ¿El motivo? Principalmente la mala relación que tiene el uruguayo con el recién fichado Neymar Jr.

En las últimas semanas ya se han hecho públicos varios desencuentros entre el uruguayo y el brasileño. El más evidente fue el del enfrentamiento que tuvieron los dos para tirar un penalti.

Es por eso que el jeque quiere allanar el camino para que Neymar sea el líder indiscutible de su equipo. Además, con el cambio de cromos sería un gran delantero, y encima francés, quien acabaría en las filas parisinas.

Por otro lado, Florentino, que ya empieza a perder la paciencia viendo el rendimiento de Benzema, aceptaría de buen grado la marcha del galo y la llegada de un Cavani que siempre ha estado en la órbita blanca.

Zidane como problema

Pero no todo resulta tan fácil: A Florentino y a Al-Khelaïfi les ha salida una piedra en el zapato: Zinedine Zidane. El técnico no quiere no oír hablar de una posible marcha de Benzema.

El delantero francés es uno de los jugadores con el que Zidane mantiene una excelente relación. Al margen de su trato personal, Zizou considera que Benzema es, como dijo hace poco en rueda de prensa “el mejor con diferencia”.

Parece claro que, por mucho que los presidentes se hayan puesto de acuerdo, Zidane ha dicho que no. Y, hasta que nada cambie, lo que dice el míster va a misa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad