Gareth Bale | EFE

El problema que tiene Gareth Bale (y cada vez más grande) fuera del Real Madrid

stop

El extremo galés está en el punto de mira en el Santiago Bernabéu

24 de septiembre de 2019 (11:51 CET)

Gareth Bale parece otro en esta temporada. Tras un verano en el que, a priori, era uno de las salidas más obvias del Real Madrid, el galés ha acabado quedándose y, ojo, rindiendo a buen nivel.

Y es que el extremos ha entendido que debe dar algo más que unos cuantos buenos partidos a lo largo de la temporada. Es el mejor pagado de la plantilla (que se lo merezca o no ya es otro tema) y Florentino Pérez le ha pedido que de un paso al frente.

Y lo ha hecho. Y se nota. Bale, en los primeros partidos de este temporada, parece haber cogido con ganas sus labores menos agradecidas. Nunca había sido un tipo sacrificado en defensa hasta ahora.

Gareth Bale | EFE

Seguramente lo hace porque sabe que Zidane, que no es precisamente uno de sus mejores amigos en Valdebebas, lo volverá a sentar el día en el que Bale no se deje la piel.

El problema de Gareth Bale

Sin embargo cuentan también los que más le conocen que este buen hacer de Gareth se corresponde también no tan solo con un cambio físico, sino mental. El hecho de llevar tanto tiempo sin pisar la enfermería ha provocado un subidón en su autoestima importante.

Saber que puede forzar la máquina durante varios partidos seguidos y que su cuerpo le responde sin sustos le ayuda a poder estar centrado en el balón y no estar preocupado por su musculatura.

Sin embargo hay un problema que preocupa de puertas hacia dentro: el golf. Sí, no es ningún secreto que a Bale le encanta el golf y lo practica siempre que puede. El problema es que desde dentro sele está avisando que, teniendo en cuenta que es un deporte que puede acarrear problemas en la espalda, sería mejor que frenara en ese sentido.

Algo que Bale, que niega que el golf sea perjudicial para su espaldas o que haya sido el motivo de anteriores lesiones, no está dispuesto a hacer. Florentino y Zidane lo saben, y temen una nueva recaída de su estrella. Un problema cada vez más gordo que puede estallar en cualquier momento.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad