El 'plan renove' de Florentino Pérez para el Real Madrid

stop

El presidente blanco tiene una larga lista de futbolistas pendientes de pasar a firmar por su despacho

Florentino Pérez recibe una terrible noticia de Gareth Bale

28 de junio de 2016 (01:43 CET)

Florentino Pérez siempre se las dio de ser un magnífico negociante. Los hechos le avalan. Una de las claves de su éxito radica en su extrema firmeza a la hora de organizar la parcela económica tanto de su principal empresa, la constructora ACS, como del Real Madrid. Es por este motivo que en el club blanco nadie renueva su contrato antes de que falten dos años para su vencimiento, salvo casos muy excepcionales. Ahora, se le acumula el trabajo.

Florentino se enfrenta a una larga cola de futbolistas que llaman a su puerta para mejorar las condiciones salariales. Es normal, en muchos casos, porque saben que en el Barcelona se están pagando salarios más elevados. Por ello, algunos jugadores –a través de sus agentes– ya presionan para mejorar la ficha antes de que falten esos dos años para terminar contrato. Es el caso de Gareth Bale, cuya vinculación con el Madrid expira en 2019.

Cristiano también está en espera

Su agente, Jonathan Barnett, ha llamado varias veces a la puerta de Florentino. No da tregua. Bale es de los pocos que están presionando para renovar antes de tiempo. También lo hizo Sergio Ramos en su día, aunque le salió mal la jugada y tuvo que esperar un año. Pero cuando le llegó la hora apretó bien las tuecas y sacó uno de los mejores contratos en el club.

Sin embargo, hay otros casos que por temporalidad sí que deben resolverse este verano: Jesé Rodríguez (solo le queda un año de contrato), Pepe (también acaba en 2017), Isco Alarcón (2018), Keylor Navas (2020) y Cristiano Ronaldo (2018). Los únicos que acaban contrato en dos años, por tanto, con Isco y Cristiano. Ellos dos tienen prioridad para ser renovados este verano –o traspasados, como podría ser el caso del malagueño–, con mejora salarial, o no.

Casos urgentes

Los casos de Jesé y Pepe son similares. El primero es posible que sea renovado, pero con la intención de que se vaya cedido o traspasado con opción de recompra a otro equipo. El central portugués, por su parte, es hombre de confianza para Florentino, gran amigo de Cristiano y su renovación está prácticamente asegurada, aunque no los términos.

El caso de Keylor Navas es distinto porque aún le quedan cuatro años, pero resta pendiente de resolver la promesa de mejora salarial que el portero pactó con el Manchester United y que el Madrid se comprometió a asumir cuando se frustró el fichaje de David de Gea. O lo traspasan o le mejoran la ficha. Por último, está el caso de Fabio Coentrao, que termina contrato este verano. Lo más probable es que coja la carta de libertad.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad