Gareth Bale | EFE

El lío de Bale con la policía que mete a Florentino Pérez, Zidane, Sergio Ramos y al Real Madrid en un problema bestial

stop

El delantero galés tiene un follón bestial en casa

17 de abril de 2019 (15:43 CET)

Los problemas de Gareth Bale no se limitan a los que tiene en el Real Madrid, donde el galés es uno de los señalados para abandonar el equipo el próximo verano. En este caso tienen que ver con su entorno familiar. O más concretamente, con el de su prometida, Emma Rhys-Jones.

Según publica el Daily Mail, Peter Williams, hermano de Emma, hace más de una semana está en busca y captura en Flint, una localidad al norte de Gales. Según el medio británico, las autoridades han pedido ayuda incluso a los ciudadanos de la zona.

Un Peter Williams que, además, tiene antecedentes. En el pasado fue condenado a cuatro meses de prisión condicional por rociar de gasolina en el buzón de un familiar y amenazar de muerte.

Preocupación absoluta en el entorno de la prometida de Bale

Resultado de imagen de Emma Rhys-Jones

Cabe decir, no obstante, que el fugitivo padece autismo, lo que agrava aún más la situación.

"Emma está en España con Gareth, pero está puntualmente informada de los acontecimientos. Naturalmente está preocupada. Peter es su primo hermano y le inquieta pensar que está escondido en algún lugar por su cuenta. Gareth la está consolando, le apoya mucho", habría explicado una fuente al rotativo.

"Es lo último que necesita Emma en estos momentos, ahora que falta tan poco para su boda", añade.

Emma, por su parte, no se ha pronunciado sobre el asunto, aunque en más de una ocasión ha reconocido que se siente “avergonzada” por su familia. Y es que los problemas con la justicia en su entorno no terminan ahí.

Su padre fue condenado en el pasado a seis años de prisión en Estados Unidos tras defraudar 2 millones de libras. Además, una vez fuera, unos desconocidos atacaron el domicilio de los abuelos de Emma, a los que también les quemaron el vehículo.

Daños colaterales en el Real Madrid

Unos problemas que tienen a Gareth Bale con cierta reticencia a volver a Inglaterra. No quiere ser víctima de ataques como los que han sufrido otros miembros del entorno de su prometida. Y si no es la Premier League, al extremo no le interesa ir a ningún sitio.

Un panorama que podría llegar a poner en peligro la venta de Bale, con la que Florentino Pérez, Zinedine Zidane y compañía contaban en el Madrid, que podría irse al traste.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad