Zinedine Zidane e Isco | EFE

El lío con Isco (y Sara Sálamo) que mete a Zidane (y Florentino Pérez) en un problema muy gordo

stop

El centrocampista andaluz pone en jaque al presidente y al técnico del Real Madrid

23 de abril de 2019 (10:48 CET)

Que Isco Alarcón está con un pie y medio fuera del Real Madrid no es ningún secreto en Chamartín. Al jugador andaluz apenas le quedan aliados en el club de la capital.

Un buen número de sus compañeros, como señaló Juan Luis Galiacho en un artículo en El Confidencial, le consideran un “traidor”. “Tiene dobleces como persona”, decía el periodista. Y es que se conoce que el malagueño es un jugador egoísta que solo mira por su bienestar. No es alguien que tenga demasiado compromiso con sus compañeros. El equipo no es su prioridad. Él sí.

En la directiva tampoco lo tragan. No le perdonan la amenaza con irse al Barça que puso sobre la mesa cuando negociaba su renovación con el Madrid. Dejarse querer por el eterno rival le puso en el punto de mira de los responsables para siempre.

Isco se queda sin aliados en el Real Madrid

Mientras tanto, un importante sector de la afición tampoco lo traga. Al mal rendimiento que ha ofrecido esta temporada se suman escenarios como cuando se les encaró en el choque contra el CSKA de Moscú de la sexta jornada de la Champions League. Mucho tendría que cambiar su actitud para recuperar el cariño de la grada.

Zinedine Zidane y su cuerpo técnico no le tienen tanta animadversión. Al fin y al cabo llevan un año sin compartir vestuario con Alarcón. De hecho, desde el regreso de Zidane está teniendo más oportunidades. Ha jugado en siete de los ocho partidos que lleva ZZ en su segunda etapa, en los que ha sido titular en cuatro. Y es que con Solari solo fue titular en 3 choques de 30 disputados.

Pero también es cierto que Zizou y compañía no han perdido detalle de la temporada que ha firmado Isco. Saben de los episodios de indisciplina, como cuando se ha negado a pasar por la báscula.

Por eso no se opondrán a las intenciones de Florentino Pérez, que pasan por venderlo el próximo verano. Además, con su mejora de rendimiento esperan recibir ofertas superiores a las que habían llegado hasta ahora al Santiago Bernabéu, que no pasaban de los 60 millones de euros. Y es que el mandatario no estaba dispuesto a dejarlo salir por menos de 80.

Isco se planta

Sin embargo, el casi Isco puede sumarse al de Gareth Bale. Es decir, Alarcón no quiere salir de la capital. Mientras tenga contrato con el Real no tiene intenciones de hacer las maletas. En todo caso, solo cruzaría la puerta de salida para ir al Barça, algo que no permitirán que pase en Chamartín.

El motivo de que Isco no quiera moverse o de hacerlo irse al Barça es que Isco y Sara Sálamo, como ya se sabe, van a ser padres  en los próximos meses, e Isco no quiere poner un pie fuera de España, al menos, hasta que Sara dé a luz. Quiere estar cerca de los suyos en un momento tan especial.

Resultado de imagen de sara salamo isco

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad