El jugador que toma el pelo a Florentino Pérez (y al Real Madrid) para llenarse los bolsillos

stop

El presidente es víctima de la mentira más grande de uno de sus cracks

Florentino Pérez anunciará un notición la próxima semana | EFE

04 de marzo de 2017 (12:49 CET)

David de Gea es el gran deseo del Real Madrid. Desde que un maldito fax frustrara el fichaje del guardameta en verano del 2015 es la espina de Florentino Pérez.

El presidente desearía cerrar su traspaso en el próximo mercado estival pero ni la actitud ni las cifras del Manchester United invitan al optimismo.

Asignatura pendiente

Después de que no se concretara la contratación, los ingleses 'obligaron' al guardameta internacional español a firmar su renovación si quería disponer de minutos en el equipo que entonces dirigía Louis van Gaal. Demostraron que no quieren venderlo y ahora piden lo que no está escrito por él. No piensan negociar ni un euro. O el Madrid pagan lo que pretenden o no hay negocio.

El dirigente blanco tantea a otros cancerberos. Thibaut Cuortois es la otra gran opción. El belga se deja querer y no esconde que no le importaría jugar algún día en el Real Madrid. Sin embargo, su estrategia podría seguir unas segundas intenciones. No es del todo verdad que quiera jugar en el Santiago Bernabéu. Quiere otra cosa.

El lado oscuro de Cuortois

Según apunta el diario As, el Chelsea se estaría poniendo nervioso con los contactos que mantiene el club madridista y el guardián de los palos de los blues. A raíz de ello le habrían ofrecido una renovación al alcance de muy pocos.

También están inquietos con su entrenador. El Inter de Milán va como loco por contratar a Antonio Conte y quieren mantener a Cuortois en las filas del conjunto británico para que el italiano siga confiando en el proyecto del club.

Con todo, el portero estaría inflando la oferta del Chelsea a costa del Madrid. Con la amenaza de abandonar la Premier League, Roman Abramovich estaría dispuesto a ponerle un cheque en blanco para retenerlo.

Thibaut está a un paso de lograr su gran objetivo después de tontear con los blancos. La oferta millonaria del Chelsea es cuestión de cuatro flecos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad