El jugador del Real Madrid que apuesta a una victoria del Barça en el Clásico

stop

La pulla envenenada de un hombre de Zidane

La apuesta que más escuece a Zidane | EFE

02 de diciembre de 2016 (21:18 CET)

Se moja. La cuenta atrás está a punto de llegar a su fin. El primer partidazo de la temporada entre el FC Barcelona y el Real Madrid ya calienta motores, por lo que los jugadores únicamente piensan en el Clásico.

La rivalidad es máxima en esta primera batalla directa. Y es que mientras el conjunto de Zinedine Zidane llega con un colchón de distancia considerable y con las pilas bien cargadas, el equipo culé llega en estado de alerta.

El cuadro de Luis Enrique Martínez acumula tres empates consecutivos en los últimos partidos, por lo que el próximo sábado necesita dar un golpe sobre la mesa en su feuda y ante su afición.

De hecho, a priori el Madrid llega en un estado anímico más fuerte, aunque la garra del Barça no debe menospreciarse.

Las quinielas están servidas

En este caso, ya son muchos los jugadores y especialistas que se animan a hacer quinielas. Y es que la apuesta más destacable de esta previa, llega del vestuario merengue.

Según desvelan fuentes internas de la caseta culé, Lucas Silva estaría convencido de que los catalanes se impondrán a los merengues en este duelo en el Camp Nou.

Al parecer, el brasileño habría comentado con su compatriota Neymar la ventaja con la que parte el conjunto azulgrana. Y es que el pivote madridista considera que los barcelonistas darán el golpe sobre la mesa mañana mismo.

En este caso, la pulla envenenada llega desde el seno del vestuario merengue, aunque Lucas es un jugador que no ha tenido protagonismo durante esta temporada.

Vuelve al ruedo

A finales de octubre, Silva volvió a entrenarse tras más de 400 días sin hacerlo. El jugador brasileño iba a marcharse cedido de nuevo, aunque un problema cardíaco en la revisión médica le impidió marcharse del club madrileño.

Por el momento, no ha disputado ni un solo minuto con el conjunto blanco, aunque con este mensaje envenenado, su regreso parece aún más complicado. Pintan bastos

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad