El jugador del Barça por el que Cristiano Ronaldo siente verdadera tirria (y no es Messi)

stop

El crack del Real Madrid tiene en el punto de mira a una estrella del club azulgrana

Cristiano Ronaldo se queja en un entrenamiento del Real Madrid | EFE

17 de enero de 2017 (19:50 CET)

Cristiano Ronaldo siempre ha protagonizado una lucha feroz con Leo Messi. El portugués está especialmente molesto con el argentino a raíz de su sonada ausencia en la gala de la FIFA para la entrega del premio The Best.

Sin embargo, Cristiano respeta a Messi y está encantado con la rivalidad que protagonizan ambos. Sabe que, pese a ir detrás en el marcador del Balón de Oro, pasará a la historia por lo que ambos han hecho.

Es por ello que, pese a todo, Cristiano no siente una especial repulsa hacia Messi. En cambio, el luso siente verdadera tirria hacia otro azulgrana: Luis Suárez.

Además de ese carácter entre osado y descarado, Cristiano encuentra otros aspectos desagradables en Suárez. El delantero del Real Madrid no soporta el peloteo constante del uruguayo hacia Messi. Está bien informado de todo y le parece alucinante el nivel de degradación alcanzado.

Guerra por el Pichichi

No solo por el hecho de que nada más llegar a Barcelona se comprase una casa junto a la de Messi, ni por el rollo que se traían entre manos con el mate.

Eso, le pareció insólito, pero lo que realmente le pareció el colmo fue que un killer como Suárez jugase de una forma tan descarada para favorecer a Messi.

Y a la inversa: el curso pasado, que Messi perdió muchos partidos por lesión, el argentino hizo todo lo posible para que Suárez lograse el Pichichi y la Bota de Oro. Y así fue.

Este curso, los dos cracks del Barça llevan ya 14 goles anotados por barba en el torneo doméstico y cada vez tienen más desplazado a Neymar, la tercera punta del tridente. Cristiano suma un total de 12.

Envidia insana

La ira de Cristiano viene, en el fondo, porque en el Madrid no cuenta con una complicidad similar por parte de ningún compañero. CR7 tiene que exigir que jueguen para él, pero los cracks blancos lo hacen a regañadientes en muchos casos.

Ese servilismo que Suárez muestra constantemente hacia Messi le tiene realmente mosqueado. Algunos lo llamarían envidia.