El grupito que amarga la vida a Benzema en el vestuario del Madrid

stop

El delantero francés, ninguneado en su país, está cada vez más aislado en el club blanco

Karim Benzema y su cara más fea | EFE

11 de noviembre de 2016 (22:19 CET)

Karim Benzema no atraviesa su mejor momento. Desde que llegó al Real Madrid, el futbolista francés ha sido subido y bajado como una montaña rusa. Su compleja personalidad fue el motivo por el que Txiki Begiristain lo descartó para fichar por el Barça cuando todavía militaba en el Olympique de Lyon. Luego se lo llevó el Madrid. Y tardó mucho en adaptarse. Le pesó especialmente la competencia con el Pipita Higuaín.

El mayor estímulo de Benzema fue la llegada de Zinedine Zidane al cuerpo técnico de la mano de José Mourinho y, sobre todo, con Carlo Ancelotti. Dentro del vestuario blanco, su gran protector fue Cristiano Ronaldo, que siempre ha reconocido que le gusta mucho jugar con el francés porque interpreta bien su juego, le asiste y le genera espacios. Algo que ocurre cada vez menos.

Si no fuese por Zidane, Cristiano y la devoción especial que Florentino Pérez siempre sintió por él, Benzema ya no estaría en el Madrid. Tiene suerte de contar con los mejores padrinos, pero ello no le garantiza ser del agrado del vestuario. De hecho, las tensiones son cada vez más latentes.

Lío con Morata y Carvajal

Con la llegada de Álvaro Morata, Benzema empieza a sentir nuevamente la presión de otro nueve que muerde por detrás. Además, las declaraciones del internacional español y su grupito de amigos no ayudan demasiado. Carvajal, Isco, Lucas Vázquez, Nacho... Son jugadores que forman una nueva piña en el Madrid. Aspirantes a ganarse un hueco entre las estrellas de fuera.

Carvajal habló indirectamente de Benzema desde la concentración con la Roja para alabar a su amigo: "Morata merece más minutos por su rendimiento". El propio Morata, después, reconoció que tiene mejor sintonía con Diego Costa que con Benzema: "Me entiendo mejor con Diego Costa por el idioma. Entiende todo lo que le digo". Y eso que Karim lleva siete años en Madrid.