El fichaje del Barça que tiene un póster de Cristiano Ronaldo en su habitación

stop

El club azulgrana mueve los hilos para captar a un crack que persigue el Real Madrid

Cristiano Ronaldo envió un mensaje a Neymar | Archivo

27 de marzo de 2017 (22:21 CET)

Nueva guerra abierta entre el FC Barcelona y el Real Madrid FC. Como siempre, los dos clubes más fuertes de España –y del mundo– se pelean por el crack del momento.

Florentino Pérez parecía llevar la voz cantante en las negociaciones para atar al delantero del que todo el mundo habla. Jarro de agua fría.

Josep María Bartomeu, presidente azulgrana, ha puesto la directa para tantear al futbolista. Sin promesas imposibles. Con tan solo una sobredosis de realidad.

El elegido era anónimo hasta hace poco. Pero entre los equipos de scouters de los dos colosos de la Liga española era la comidilla: Kylian Mbappé.

El Barça tiene constancia de la reciente negativa del crack del Mónaco al Madrid. No quiere dar el salto tan pronto a un club tan exigente.

Con el dinero que cuesta –se habla de 120 millones, aunque en Transfermarkt lo sitúan muy por debajo: 10 millones–, cargaría una presión demasiado fuerte sobre los hombros.

Por ello, desde el club azulgrana no le prometen minutos todavía, sino formación junto a los mejores del mundo. Un año o dos de adaptación, con oportunidades limitadas.

Estrategias enfrentadas

Aprender de Messi, Neymar y Luis Suárez, jugar con ellos y cobrar por ello sería un sueño para cualquiera. Jugaría menos al principio, pero tendría sus momentos.

En el Barça están convencidos de la fórmula. No echarle toda la presión encima desde el principio. Venderlo como un fichaje de futuro.

El gran problema que tiene Mbappé es el fanatismo madridista que desprende por todos sus poros. Sus grandes ídolos son Cristiano Ronaldo y Zinedine Zidane.

Al parecer, el delantero francés –de origen camerunés– creció con pósters de los cracks blancos en las paredes de su habitación. Era forofo del Madrid.

Ese es el gran activo con el que cuenta Florentino Pérez para convencerlo. Aunque en can Barça tiene experiencia en camuflar la simpatía por el blanco: caso Neymar.

De momento, el jugador ha pedido tiempo a Zidane. No se ve preparado para ser una estrella. Tiene miedo de estropear su carrera por pecar de ambicioso.

Su reflejo ahora es el ex compañero que tuvo en el Mónaco Anthony Martial. El Manchester United pagó 80 millones por él, pero a penas tiene minutos con Mourinho.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad