El feo de Isco a Cristiano Ronaldo (y el lío con Zidane en el banquillo)

stop

El nuevo encontronazo entre los dos cracks en un pésimo partido del Real Madrid

29 de octubre de 2017 (18:30 CET)

Cada día que pasa las muestras que indican la fría relación que tiene Cristiano Ronaldo e Isco Alarcón son más evidentes. Sin ir más lejos, en el último encuentro de Liga en Griona se volvió a vivir una situación tensa entre los dos.

Y todo parte de una buena noticia. Un gol del Real Madrid. El gol de Isco. Cuando el marcador aún mostraba el 0-0 Cristiano cogió un balón cerca de la frontal, disparó pero el portero la rechazó justo a los pies de Isco, que simplemente tubo que empujarla.

Hasta aquí todo normal. El problema fue en la celebración, que Isco, lejos de ir a buscar a Cristiano y celebrar junto a él gol que adelantaba al Real, corrió hacia el córner olvidándose del portugués. A su vez, CR7 decidió ir caminando hasta la esquina para felicitar, de una manera muy tensa y fría, al centrocampista.

Viene de lejos

Una muestra más de que la relación entre los dos cracks no pasa por su mejor momento y una realidad que se nota también en la desconexión entre ambos en el campo. Alarcón no perdona el posicionamiento que tuvo Cristiano en le ‘guerra’ James-Isco por ver quien se quedaba en el Madrid, donde el portugués mostró su  apoyó la ‘candidatura’ del colombiano. Algo que Isco vio como una traición y que no olvida.

 Alarcón -y también jugadores como Asensio o Ceballos- llevan semanas mostrado su disconformidad con el rendimiento tanto del portugués como de Karim Benzema. El ‘clan de los españoles’ no entiende como Zinedine Zidane sigue apostando por ellos viendo la poca productividad de ambos en los partidos del Real. Ni que los dos sean intocables en el once y en los cambios de Zizou.

Asensio como Morata

Y es que Marco Asensio vio una vez más como se quedaba en el banquillo mientras Benzema disfrutaba de la titularidad en un nuevo partido para olvidar. La cara del mallorquín era un poema en el banquillo de Montilivi, en Girona. 

A falta de 20 minutos y con el Madrid haciendo el ridículo ante un recién ascendido, Zidane decidió  dar la oportunidad a un Asensio al que el entrenador blanco está encasillando en el rol del ‘nuevo Morata’: entrar en los momentos finales para intentar arreglar el desastre de Benzema/Ronaldo. Algo que Asensio no está dispuesto a aceptar. Marco avisa: no renovó para esto. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad