Gareth Bale y Zinedine Zidane | EFE

El feo de Bale a Zidane que avergüenza a Florentino Pérez (y dinamita el Real Madrid)

stop

El delantero galés desafía al técnico francés y a la entidad blanca

12 de marzo de 2019 (14:42 CET)

Que la relación de Gareth Bale con el resto de sus compañeros en el Real Madrid es casi inexistente, no es ningún secreto. Algunos de los integrantes del equipo lo han reconocido en más de una ocasión. Algo que incluso ha llevado a algún mosqueo monumental del galés con algunos de los integrantes de la plantilla.

¿Se acuerdan de cómo se quitó Bale de encima a Lucas Vázquez tras anotar un gol en el partido contra el Levante? Aquel gesto respondía a su descontento por no ser titular. Algo de lo que no tenía culpa el delantero gallego. Pero es que entonces Bale arrastraba un enfado desde hacía días.

A tortas con el vestuario

Un asunto que nace a raíz de las declaraciones de Marcelo y de Thibaut Courtois sobre el ex del Tottenham. Los cracks reconocieron en sendas entrevistas que el futbolista ni siquiera habla español, apuntando que se comunicaban con él mediante gestos, así como revelaron el mote que le habían puesto en el vestuario. “El Golfista”, le llaman la mayoría. El motivo es su afición al golf.

Una pasión que este lunes compartió con sus seguidores en Twitter, donde colgó un vídeo en el que se le veía jugando al golf.

El vacile de Bale a Zidane

Un vídeo que aparecía en las redes sociales mientras se producía la presentación de Zinedine Zidane en el Santiago Bernabéu. Un gesto con el que demostró que no le importa demasiado lo que ocurra en el Real Madrid. Y el asunto no pasó desapercibido entre los responsables del club.

El delantero está firmando una temporada nefasta y, si ya estaba en el punto de mira, acciones como esta, que no dejan de demostrar su nulo compromiso con el club, no hacen más que acercarle a la puerta de salida.

Resultado de imagen de bale zidane efe

Además, cabe recordar que, en la primera etapa de ZidaneBale protagonizó varios episodios de desidia y pasotismo con los que terminó perdiendo la titularidad. Con gestos como el de este lunes, que no dejan de ser un desafío al técnico y a la entidad, no hace más que hacer un poquito más grande su tumba. Está más que sentenciado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad