“En verano te vas”. El pacto de Florentino Pérez (y la promesa de Zidane) | EFE

El escándalo que tapa Zidane con un crack del Real Madrid (y que conoce Florentino Pérez)

stop

El técnico calla un problema gordo

06 de septiembre de 2017 (10:11 CET)

Otra vez. Gareth Bale no gana para disgustos. Y no solo el jugador. Los seguidores, sus compañeros y los mandatarios empiezan a estar seriamente preocupados por el delantero de Cardiff.

Esta vez el jugador no se lesionó con su selección en los compromisos internacionales, pero los servicios médicos ya han avisado: Bale debe parar porque hay riesgo de rotura.

Martirizado por las lesiones

El jugador acumula más de 250 días de baja desde que llegó en el 2013. Sin ir más lejos, la temporada pasada se pasó alrededor de cinco meses sin poder participar en ningún partido. Una situación que en Concha Espina no quieren que se repita en el presente curso.

Gareth ha participado en todos los minutos de los compromisos internacionales con su selección frente a Irlanda del Norte (1-0) y ante Moldavia (0-2), y los expertos recomiendan que el británico no dispute ni un minuto en el partido que el Madrid disputa ante el Levante este sábado a partir de las 13 horas.

Afición descontenta

Y no solo preocupan los problemas físicos. En Chamartín quieren proteger al delantero de saltar al césped de un Santiago Bernabéu que tiene ganas de expresarle su decepción con su mal inicio de temporada. 

En el club prevén que los aficionados le dedicarán una sonora pitada y los responsables quieren evitar que ello pueda afectar en exceso al futbolista. Menos aún en un momento en el que el ‘11’ blanco empieza a levantar la cabeza, después de unos meses muy difíciles.

Además, las actuaciones en los últimos partidos de Marco Asensio y de Isco Alarcón, que se están convirtiendo en intocables, demuestran que aunque el galés no esté, el Real queda en buenas manos.