Zinedine Zidane pierde la confianza de un crack | EFE

El enchufado de Zidane al que ya no aguanta ni Florentino Pérez

stop

La fe ciega en el entrenador del Real Madrid también tiene un límite

27 de septiembre de 2017 (13:55 CET)

Florentino Pérez tiene fe ciega en Zinedine Zidane. Le da luz verde en casi todo lo que propone porque los resultados le avalan.

Desde que llegó al banquillo del Real Madrid, todo es unión y éxitos. Han conquistado dos Champions en dos años y, al fina, nuevamente una Liga. En el vestuario impera el buen ambiente y la afición está mucho más tranquila e identificada con el equipo.

No es que el Madrid haga el mejor fútbol del planeta, pero ya juega a algo. Es un equipo más ofensivo que explota más el talento de sus estrellas.

Todo ello es mérito, en buena medida, de Zidane, que recogió los cimientos que puso Carlo Ancelotti para resucitar al mejor Real Madrid. Sin embargo, todo tiene un límite.

Florentino ha confiado ciegamente en el galo a la hora de confeccionar la plantilla. Y el técnico también a puesto de su parte para adaptarse a los fichajes que le eran ofrecidos.

Tras acetar prescindir de Morata y avalar la salida de James Rodríguez, Pepe y Coentrao, todo el mundo parece contento con la nueva plantilla. Aunque hay dos posiciones debilitadas.

En el entorno del Madrid hay quien considera que falta un delantero y otro defensa. Que la plantilla está algo coja en estas dos posiciones. Por lo demás, todo correcto.

La gran cantada de Luca Zidane

Mucho peor pintan las cosas en el Real Madrid Castilla. El filial blanco atraviesa un bache donde ha tenido mucho que ver uno de los hijos de Zidane, Luca.

El portero francés, de tan solo 19 años, ha protagonizado diversas cantadas antológicas. La última frente al Navacarnero, propició terminar perdiendo el partido.

El duelo era frente a un rival directo y los de Solari empezaron bien, marcando el primer gol del choque. Pero Luca la lío parda cuando recibió un balón en su área.

El hijo de Zidane quiso regatear al delantero rival, que le presionó, con tal mala fortuna que perdió el esférico. Antes de recibir el gol hizo penalti. Resultado: roja directa y expulsión.

Los blancos, que ya habían sufrido otra expulsión, aguantaron como pudieron con nueve pero no fueron capaces de evitar el tanto de la victoria del Navalcarnero, al filo del tiempo reglamentario.

El Castilla es actualmente el 12º clasificado de su grupo en la Segunda División B y no se las promete muy felices. Los de Solari están a seis puntos de la zona de ascenso.

Florentino Pérez está preocupado con esta situación. No le importa premiar a los hijos de Zizou, pero deben espabilar. El Madrid no se puede permitir tener al filial en Segunda B por más tiempo.