El crack que pone patas arriba el Real Madrid con un "me voy" a Sergio Ramos

stop

Zidane pierde el control del vestuario

Sergio Ramos alerta de una bomba a Florentino Pérez | EFE

08 de abril de 2017 (20:53 CET)

El Real Madrid está revuelto. Convulso. Las aguas no bajan a su cauce natural. Zinedine Zidane está perdiendo el control del vestuario.

El conjunto blanco no logró pasar del empate contra el Atlético este sábado en el Bernabéu. Si bien los de Zidane fueron mejores, no brillaron sobre el césped.

Es una dinámica peligrosa que se está alargando en el tiempo. El Madrid vence pero no convence. Y contra los rivales más duros se está dejando puntos.

Los del Cholo Simeone, sin cuajar un excesivo buen partido, logran sacar un punto son el gol de Griezmann sobre la bocina ('85).

Tras el choque, Zizou generó un nuevo incendio al señalar nuevamente a los futbolistas: "Ha faltado concentración para defender".

El galo ya no es aquel entrenador que siempre defendía a sus futbolistas. Cada vez más carga contra ellos en los malos partidos. Cuando se encajan goles.

Sergio Ramos, capitán del equipo, está harto de esta situación. Como ya avanzó Diario Gol, el camero le ha pegado algún toque de atención a Zidane. No sirve.

Morata está harto

El defensa andaluz es consciente de que hay muchos jugadores enfadados. El último en explotar ha sido Álvaro Morata.

El delantero madrileño habló con el central español en un calentón: "Me voy". Morata no aguanta más la situación que vive en el Madrid.

Contra el Atlético, Zidane no contó con él. Apostó por Isco y Lucas para tratar de cambiar la dinámica del encuentro. No importa que Morata marcase dos goles contra el Leganés. En los partidos importantes sigue ausente.

El tercer cambio lo tuvo que gastar antes Zidane porque Pepe se fracturó dos costillas al chocar con Toni Kroos. El central portugués marcó el gol blanco.

Pepe fue sustituido por Nacho y tendrá que estar de baja, otra vez en la enfermería, junto a Rafa Varane. Sin embargo, el luso hizo lo que no logró la BBC: marcar.

Morata no tuvo la oportunidad y está cada vez más decidido a dejar el equipo. En el Chelsea le esperan con los brazos abiertos. Su novia ya busca casa