El crack del Real Madrid que suplicó a Zidane (y a Florentino Pérez) que lo vendiera al PSG | EFE

El crack del Real Madrid que suplicó a Zidane (y a Florentino Pérez) que lo vendiera al PSG

stop

Presidente y entrenador se negaron a buscar refuerzos

08 de septiembre de 2017 (17:17 CET)

El Real Madrid ha vivido un mercado de fichajes particularmente tranquilo gracias a los éxitos cosechados en las últimas temporadas. Para Florentino Pérez, la idea parece clara, no necesitaba revolucionar una columna vertebral que ha hecho historia.

La obsesión del presidente madridista pasó por fichar a Kylian Mbappé, pero esa contratación tenía sentido. Podía mejorar la plantilla e insuflar aire nuevo al equipo.

Lo que no estaba dispuesto a fichar el presidente blanco eran refuerzos que llegaran para estar en el banquillo sin vistas al futuro. Por esa razón no llegó un delantero centro que supliera a Morata más allá de Borja Mayoral ni un central con experiencia contrastada que cubriera la marcha de Pepe.

También por esa razón, un futbolista merengue que todavía no ha contado con muchos minutos en la temporada tuvo que quedarse en la plantilla de Zinedine Zidane a pesar de sus continuos esfuerzos por salir.

No rotundo a reforzar al rival

Marcos Llorente cuajó una temporada espectacular en el Alavés y deslumbró con la selección española sub-21. Su vuelta al Santiago Bernabéu tras la cesión en el equipo vasco apuntaba a ser estelar, pero Zidane no parece pensar lo mismo.

Desde que llegó, Llorente sólo ha disputado 18 minutos en Liga en partido oficial. Casemiro parece inamovible en el centro del campo y el canterano blanco no quería ver cortada su progresión.

Son muchos los equipos que se han interesado en el joven centrocampista merengue, pero la oferta del Paris Saint-Germain era irrechazable. Con Thiago Motta en la que puede ser su última temporada en el futbol profesional y Rabiot encajando mejor como interior que como cinco en el esquema de Unai Emery, Marcos Llorente era el candidato ideal para el pivote parisino.

Ante la posibilidad de llegar al equipo que ha roto el mercado este verano, Llorente pidió a Florentino Pérez y Zinedine Zidane que le dejaran salir, pero se encontró con una tajante negativa. Tendrá que pelear el puesto y cumplir su rol de recambio de Casemiro.