La guerra abierta en el Real Madrid de Zidane tras la marcha de Morata | EFE

El crack del Real Madrid que no se despidió de Morata (y el feo a Zidane)

stop

La marcha del internacional español al Chelsea deja una herida abierta

21 de julio de 2017 (19:45 CET)

En todas las guerras hay un ganador y un perdedor. Pero, más allá de eso, las dos partes suelen quedar mermadas. Es lo que ha pasado con Álvaro Morata.

El Real Madrid ha decidido desprenderse del futbolista formado en la casa por el que pagó 30 millones de euros a la Juventus hace solo un año. Ha sido una jugada redonda.

El club blanco no solo recupera la inversión, sino que se embolsa 50 millones extra. El Chelsea de Roman Abramovich ha llegado a la friolera de 80 'kilos' por el madrileño.

Morata es el claro perdedor de una feroz batalla que se ha librado este último año en el Santiago Bernabéu. Su contrincante era Karim Benzema.

El alumno aventajado de Zinedine Zidane siempre contó con el favor del técnico francés. Ello dejó a Morata muerto antes de hora.

El feo gesto de Benzema

Tales fueron las tensiones que se vivieron entre Benzema y Morata en el club que preside Florentino Pérez, que los dos han salido escaldados. Uno, porque se va. El otro por cómo se queda.

Benzema ni siquiera se despidió de Morata en Los Angeles. Tuvo un gesto que gustó muy poco en el vestuario y que no pasó inadvertido para los pesos pesados. Tampoco para el entrenador, indiferente. 

El delantero francés es querido por todos en la entidad, pero tiene un carácter extraño. Difícil de comprender en ocasiones. Más de uno le ha recriminado su actitud.

Sin embargo, Benzema es el ganador de la partida, a sus 29 años. El problema es: ¿Qué pasará cuando se le acaben las pilas a Karim? Su relevo se acaba de ir. Habrá que fichar.  

Mientras tanto, Morata tampoco se quedó corto. Se marchó matando: con un aviso de que con Zidane, si no llegan resultados, las cosas se pueden poner muy feas en un vestuario donde muchos jugadore están hartos de los privilegios.