El crack del Real Madrid que cuelga el teléfono a Simeone (y al Atlético)

stop

Las tensiones entre Florentino Pérez y Enrique Cerezo se ponen al rojo vivo

Las relaciones se ponen feas entre el Atlético y el Real Madrid | EFE

10 de mayo de 2017 (18:54 CET)

Noche de Champions. El Real Madrid tiene a tiro plantarse en su tercera final de Champions League en los últimos cuatro años.

Los blancos están on fire. La goleada que asestaron al Atlético de Madrid en el Bernabéu (3-0) pudo ser aún más abultada y parece insuperable. Pero las tensiones han resurgido.

Muchos colchoneros están heridos en su orgullo tras la tremenda decepción que supuso perder en Concha Espina de una forma casi humillante. El ingrato recuerdo de las dos finales de Champions perdidas contra los blancos todavía pesa mucho en la memoria.

Tanto es así que pretenden convertir el Calderón en la mayor olla a presión que ha sido en los últimos años. Creen que con corazón no hay nada imposible.

Algunos atléticos toman como referencia la épica remontada del Barça sobre el PSG para alimentar la posibilidad de obrar el milagro. Al tiempo que se abren frentes de batalla.

La guerra entre Florentino Pérez y Enrique Cerezo está servida. El dirigente colchonero está cansado de que cada verano se repita la misma historia.

Florentino y los suyos se empeñan en tocar futbolistas del Atleti cada año. Es una forma de distorsionar, más allá de que pueda existir un interés real.

Para el Madrid son interesantes los jugadores del club vecino porque ya están adaptados a la ciudad. Ello facilita las cosas.

Nombres sobre la mesa

Pero desde el Calderón han decidido pasar al ataque y tontear también con futbolistas del enemigo: se el acabó poner la otra mejilla.

Mientras Florentino trata de seducir a Theo Hernández –cedido al Alavés y perseguido también por el Barça– y mantiene su flirteo con Antoine Griezmann, Cerezo toca a un canterano blanco.

Son órdenes del Cholo Simeone, que también quiere aprovechar la buena adaptación de algunos jugadores a Madrid para ofrecerles más minutos de los que tienen en el Bernabéu.

En estos momentos en elegido es Lucas Vázquez, futbolista de talento, muy rápido y trabajador que ha quedado fuera de algunas convocatorias importantes.

Anteriormente, el técnico argentino también trató de convencer a Álvaro Morata. Cosa que quedó recientemente patente en el pasado Madrid-Atlético de Champions.   

Por lo pronto no hay suerte. Se han topado con un hueso duro de roer. El madridismo implacable de Lucas le hace despreciar la posibilidad de ser rojiblanco. Le halaga el interés, pero prefiere colgar el teléfono.