El chivatazo de Gareth Bale que tiene a Florentino Pérez sin pegar ojo | EFE

El chivatazo de Gareth Bale que tiene a Florentino Pérez sin pegar ojo

stop

El galés sufre un nuevo revés que le condena en el Bernabéu

10 de octubre de 2017 (15:22 CET)

Florentino Pérez se ha resignado a aceptar una de sus mayores derrotas en la planificación deportiva de los últimos años. El parón por el calendario de selecciones le ha obligado a ello.

Nada más comenzar el pequeño respiro en el calendario de clubs,  saltó la primera noticia que le empujó a ello. Se confirmó que la enésima lesión de Gareth Bale le tendría apartado de los terrenos de juego entre cuatro y seis semanas.

Una nueva lesión muscular tendrá al galés en dique seco cuando parecía retomar sus buenas sensaciones y colmaron el vaso de la paciencia madridista. Bale no es la estrella que se esperaba y saldrá este verano.

El final de la clasificación para el Mundial de Rusia, no obstante, trajo el segundo golpe a las intenciones de Florentino. Irlanda derrotó a Gales en Cardiff y Bale no estará en Rusia. El Real Madrid contaba con el buen papel del atacante en la competición para subir su caché.

Todo queda a expensas del club

Con Bale fuera del foco que ocupará todas las miradas futbolísticas este verano, la sentencia de la dirección deportiva a Florentino Pérez es muy clara. Conseguir desprenderse del galés por el mismo precio que se le fichó será una tarea casi imposible.

Las esperanzas blancas pasaban por que el once blanco protagonizara un campeonato tan completo como en la última Eurocopa, y así ver reforzadas sus exigencias de cara a los posibles compradores que tocaran a su puerta.

Su ausencia en Rusia, no obstante, tira por tierra esa posibilidad y preocupa gravemente a Florentino Pérez. Sabe que tiene dos posibilidades, reforzar la posición de Bale en el equipo para que sea protagonista una vez se recupere, o desprotegerlo completamente y malvenderlo en cuanto tenga oportunidad.

Zidane tendrá mucho que decir en la decisión final que tome el Real Madrid, pero tiene clara una cosa. No sacrificará el bien del equipo para proteger una inversión fallida de Florentino Pérez. Si Bale quiere jugar, tendrá que ganarse el puesto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad