Gareth Bale| EFE

El chantaje de Bale a Florentino Pérez (“¡Es una asquerosidad!”) que llega a Sergio Ramos, Benzema, Vinícius y dinamita el Real Madrid

stop

El delantero galés está en el punto de mira en el Bernabéu

01 de marzo de 2019 (17:20 CET)

Ojo que el lio con Garteh Bale en el Real Madrid es mucho más serio de lo que muchos creen. Y es que el galés está en el punto de mira por parte de todos los sectores de club. Por un lado, el vestuario está harto de sus lesiones, su nula integración y su poca implicación en un año en el que debía dar un paso adelante.

Por otro, Santiago Solari se desespera cada vez que lo hace jugar viendo el pobre nivel y las nulas ganas que le pone el de Cardiff. En cuanto a la afición, el recibimiento del Santiago Bernabéu cada vez que salto al campo (muy flojo) es una muestra evidente de la poca simpatía que despierta Bale entre la parroquia blanca.

El chantaje de Bale

Pero más allá de la afición, el problema lo tiene Florentino Pérez y su directiva. El presidente siempre se ha mostrado cercano al jugador y lo ha protegido. Ya no lo hace más.

Gareth Bale clasico banquillo

Son muchos los que le han hecho saber que lo mejor para el Real es vender al jugador que más cobra de la plantilla y sustituirlo por un crack que, al menos, le ponga ganas. Sin embargo, cuentan desde el Madrid que Bale no va a poner precisamente fácil su salida.

De hecho, está chantajeando al club. Parece ser que, por mucho que el vestuario no pueda ni verlo, por mucho que la grada incluso lo silbe y por mucho que el entrenador lo deje en el banquillo, el delantero está encantad con su vida lejos del balón en España y en Madrid.

Bale disfruta de golf y del buen tiempo de la capital y ya ha avisado que no tiene intención de marcharse del Madrid a no ser que lo vendan a un precio tan bajo que el club que lo compre pueda mejorarle, y mucho, la ficha.

Un chantaje de ‘el golfista’, como lo han apodado en Valdebebas, que ha llegado ya a Sergio Ramos, Benzema, Vinícius y que ha provocado comentarios en las redes como “¡Es una asquerosidad!”. Y ojo que no parece que la solución sea sencilla.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad