Dos cracks del Real Madrid no se dirigen la palabra

stop

Otro incendio en el vestuario para Zidane

Zidane tiene otro incendio que apagar | EFE

25 de enero de 2017 (13:51 CET)

Guerra interna. Zinedine Zidane se queda sin extintores para apagar los incendios que se propagan por el vestuario. No se respira buen ambiente en las entrañas del Santiago Bernabéu.

El equipo no ha logrado buenos resultados en las últimas semanas. El juego exhibido tampoco es el que se espera del campeón de Europa y del mundo.

Los cracks no responden y el técnico no encuentra soluciones. Se ve entre la espada y la pared. Sigue concediendo privilegios a sus protegidos y toma decisiones drásticas. El tiempo se acaba.

Falta de gol

La falta de gol en las últimas semanas aumentó los problemas entre los jugadores. Cristiano Ronaldo no está en forma. No da una. Mientras Karim Benzema hace tiempo que se fue.

Al ariete blanco se le ve perdido en los partidos. No se entiende con CR7, que entra y sale de su posición como le viene en gana. El francés está descolocado.

Mientras tanto Álvaro Morata observa desde el banquillo. Ve como su equipo desperdicia una y otra ocasión y cuando el míster le da la oportunidad ya es tarde. O el partido está solucionado o no hay nada que hacer. El ex de la Juventus de Turín no puede esconder su indignación cada vez que salta al terreno de juego.

Morata agota su paciencia

Su decepción no es solo porque no tiene minutos. Morata está harto de ver las malas caras de su compañero cada vez que es sustituido.

No entiende que el indignado sea él. El canterano demuestra mucho más en cada oportunidad que tiene y sin embargo se lleva los desprecios del '9' cuando abandona el campo.

Los dos delanteros no se dirigen la palabra. Morata no perdona los desprecios de su compañero  y el francés no soporta que Álvaro se lleve los elogios mientras él cosecha pitos. Se siente señalado cada vez que lo cambian. Zidane tiene otro incendio que apagar.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad